En Memoria de Paulina: BIOY CASARES. -2-

Repasando el relato de Bioy Casares

 Paulina, es la joven protagonista, de esta historia. Ella es cortejada por dos hombres, y aparece un tema actual, el femicidio.  El narrador cuyo nombre no aparece comienza contando le historia con una enumeración tipicamente borgeana, así se inicia,

«Siempre quise a Paulina. En uno de mis primeros recuerdos, Paulina y yo estamos ocultos en una oscura glorieta de laureles, en un jardín con dos leones de piedra. Paulina me dijo: Me gusta el azul, me gustan las uvas, me gusta el hielo, me gustan las rosas, me gustan los caballos blancos. Yo comprendí que mi felicidad había empezado, porque en esas preferencias podía identificarme con Paulina.».

En la parte inicial del cuento el protagonista aclara, “La vida fue una dulce costumbre que nos llevó a esperar, como algo natural y cierto, nuestro futuro matrimonio. Los padres de Paulina, insensibles al prestigio literario prematuramente alcanzado, y perdido, por mí, prometieron dar el consentimiento cuando me doctorara”. (Casares Bioy. A. 1948. Pág.1)

En este párrafo existen dos cuestiones, una vinculada al matrimonio, como paso “natural” de la mujer, y la otra la de los padres, que aprobaran el casamiento de la hija. Estamos contextualizando el texto en la década del 40 en una sociedad de carácter patriarcal

El nudo del relato

No es Paulina, como mujer que decide son los padres que postergan el casamiento, según narra Bioy.  Ofrece, una mirada de acuerdo a la lectura que estamos realizando (en perspectiva de género), que refleja el sometimiento de la mujer a los deseos del hombre. Y su necesidad de contraer matrimonio para sortear la presión social de la “solterona”. Matrimonio que va a darse de acuerdo a la aceptación del candidato por la familia, y en especial por el padre de Paulina.
Un segundo hombre aparecerá en la trama, y sin que sea evidente, se quedará con el amor de la protagonista. Este es un tipo fornido, de bigote hirsuto, y de mediocres condiciones literarias, aunque presumido, cuenta el narrador del cuento.

Julio Montero le insiste al narrador y una tarde organizan, un té para que este conozca a algunos escritores. En la reunión existe un registro de ellos juntos, “Cerca de la ventana, mi novia hablaba con Montero”, cuenta Bioy.

Un Femicidio

Finalmente Paulina culmina noviando con el candidato amoroso, y de la decepción el narrador viaja a Londres, donde estará dos años. Luego retornará a Buenos Aires y no pudiéndose contener irá a buscar a Paulina, pero será tarde. Termina en la casa de un amigo Luis Alberto Morgan, con quien tiene esta conversación;

¿Dónde vive Montero? -le pregunté.

Ya había tomado toda la leche. Ahora sacaba del fondo de la taza los pedazos de pan.

-Montero está preso -contestó

No pude ocultar mi asombro. Morgan continuó:

-¿Cómo? ¿Lo ignoras?

Ante el asombro del receptor, Morgan le cuenta el crimen, que está escrito desde la voz del enamorado,
“Sospechando que Paulina me visitaría, Montero se ocultó en el jardín de casa. La vio salir, la siguió; la interpeló en la calle. Cuando se juntaron curiosos, la subió a un automóvil de alquiler. Anduvieron toda la noche por la Costanera y por los lagos y, a la madrugada, en un hotel del Tigre, la mató de un balazo”.

Un “crimen pasional” dirían los diarios, se mata por amor. Una escena que podría ser un caso muy actual de femicidio. En un recurso fantástico Bioy Casares, advierte tiempo después que la última charla con su amada, es una Paulina fantasmal. Nunca llegó a verla a la real Paulina, ya que la intercepta Montero, como se cuenta líneas arriba. Resulta, ese fantasma de Paulina la proyección de los celos de su rival amoroso, Julio Montero. Por ello la nota dice, “me pareció distinta” y lo abandona raudamente,
“Me voy. Julio me espera”

Paulina, es lo que espera la sociedad de una mujer joven en aquellas décadas, que tenga pretendientes para proyectar su futuro matrimonio, y que sus padres acepten al candidato. No sufre únicamente la violencia física de su pareja , sino la violencia simbólica, a la que estaba sometida toda mujer en esta relación de desigualdad inherente al género.

La historiadora de género Victoria Álvarez, dice que, “La violencia hacia las mujeres es un supuesto de la relación genérica patriarcal”,  entonces la violencia contra el cuerpo femenino está presente, es subsidiaria de la relación patriarcal y desigual que ha sufrido el género femenino.  El relato tiene más de 70 años, pero incluye un femicidio, y una argumento que con maestría narra Bioy Casares.

*Bioy Casares. A. (1948). En Memoria de Paulina. Extraído de https://www.ingenieria.unam.mx/dcsyhfi/material_didactico/Literatura_Hispanoamericana_Contemporanea/Autores_B/BIOY/Paulina.pdf

Relatos del Sur. Autor: Matías J. Escot. Su Libro Escritores en Combate 1. https://www.zivals.com.ar/LIBRO/9789874970046/ESCRITORES+EN+COMBATE+I

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba