Urquiza, Rosas, y Literatura de barbarie- Primera Parte-.

Un 3 de febrero de 1852, se terminó el gobierno para Juan Manuel de Rosas. En el actual Palomar, un ejército integrado por argentinos, brasileros y orientales derrotó al hombre fuerte de Buenos Aires, abriendo una nueva etapa en la vida política del país. En ese contexto un poeta cordobés escribe un sangriento poema para expresar la violencia, y la barbarie sucedidas en aquellos tiempos.

Urquiza: Estanciero, militar y…¿Hombre de Rosas?.

                              El 1 de mayo de 1851 Justo José de Urquiza (imagen) realizó el Pronunciamiento* contra el gobernador de Buenos Aires. Tenía 49 años y era gobernador de Entre Ríos desde 1841, jefe del Ejército Federal de Reserva en 1845. Justo José de UrquizaEntonces este hombre resultaba ser gobernador de una provincia en crecimiento del litoral, y un militar de carrera. Además, Urquiza era el más rico de su provincia, una fortuna personal concretada por la industria saladeril, que le permitía la exportación de la carne y del cuero. Ningún entrerriano dudaba en mencionarlo como el mayor propietario de campos de la provincia y a su vez contaba con buques fleteros. Como latifundista, ejercía su actividad de manera monopólica.

                                              De la historia aprendimos que Urquiza y Rosas eran enemigos, al fin y al cabo se enfrentaron en la Batalla de Caseros. Pero, ¿aprendimos bien?. La respuesta es no.

                                             El entrerriano había peleado en 1839 a favor del gaucho de los cerrillos, cuando se sublevó el gobernador de Corrientes Berón de Astrada. Estaba al mando de Pedro Echague, (federal rosista, y gobernador de Entre Ríos en ese momento). Fueron vencedores en la Batalla de Pago Largo. Aunque la información más fuerte resulta que, en 1849 había sido equipado y armado por el mismísimo brigadier Juan Manuel de Rosas, ya que este lo consideraba como un gran militar, y la clave, para enfrentar una hipotética guerra con el Imperio del Brasil.

Opiniones de los Liberales.

Acerca del hombre fuerte de la provincia portuaria Carlos Tejedor agrega: «La tiranía de Rosas es más que un hecho, es una epoca».1 Es decir no es un acontecimiento aislado en la historia Argentina, Rosas y su tiranía es algo más duradero, una etapa, un período de nuestra historia. Y luego hará responsable al pueblo de estar en comunión con su gobernante. Entonces es responsable también de la tiranía ejercida durante este período. Recordemos, que el «populacho» como se llamaba en los salones unitarios a los indios, los sirvientes, y los gauchos que apoyaban al restaurador de las leyes eran entonces lo cómplices-según Tejedor- del régimen de terror. Entonces marcaba «…la comunidad de la tiranía y del pueblo, la complicidad directa o indirecta del pueblo».2

Por su parte Bartolomé Mitre,(quien participará del Ejército Grande para derrocar a Rosas), dice en la legislatura bonaerense una vez consumado los hechos: «La tiranía de Rosas vaciando en su molde a las generaciones, inoculó en ellas, sus vicios, el vicio de degollar, el vicio de falsear el sentido moral y que esta es la sociedad en que vivimos y en la cual gobernamos».3

ejecucion-hermanos-Reinafe

Imagen de la ejecución realizada el 25 de diciembre de 1837 a Santos Perez, y los hermanos Reinafé, culpables del asesinato de Juan F. Quiroga. Durante el segundo gobierno de Rosas.

Vale atender que Rosas, según la mirada del grupo liberal,  es el degollador de la historia. Es aquel que ejerce la tiranía, que somete al pueblo con un régimen de violencia política, y escarmienta a sus enemigos. Sin embargo Urquiza bajo dirección del brigadier ha sido implacable en Pago Largo*, capturó a un centenar de soldados, y ejerció una matanza. Victorioso implacable en India Muerta, Laguna Limpia y los Potreros de Vences. Atención, en esta última batalla: ha escapado una partida del millar de soldados detenidos, cuentan que Urquiza los persigue furioso por los montes hasta alcanzarlos. Luego de esa tarde-noche caerá sobre el entrerriano un manto que ya no podrá quitarse, le dirán el degollador de Vences. Esto lo contamos porque Sarmiento y los liberales de Buenos Aires apoyan a Urquiza, como el único que puede derrocar al violento restaurador. Vemos que el gaucho de los cerrillos, no es el único que pasa a sus adversarios a deguello.

Un Ejército ecléctico.

                                 El 29 de mayo de 1851 Justo José de Urquiza firma un tratado con el Imperio de Brasil luego de una serie de reuniones diplomáticas.También se sumará Uruguay, (recordemos que los opositores a Rosas residían en Montevideo), y Corrientes- que había delegado su representación en Urquiza-. Entonces el militar que peleó para sostener al caudillo bonaerense, y que fue armado para enfrentar al Brasil firmó un pacto con este Imperio para derrocarlo.Ejército Grande

                                   Con presupuesto de 2 millones de francos oro y armas brasileras se formó el Ejército Grande (imagen de la izquierda), integrado por porteños como Valentín Alsina y Mitre, soldados entrerrianos y correntinos, además brasileros y uruguayos. Como si fuese poco el boletinero era un escritor de lujo, Domingo Faustino Sarmiento. Los argentinos atacaban a su propia patria para defenderla del tirano.

                                En aproximadamente tres horas, en la actual localidad de El Palomar, cercano al Arroyo Morón, la victoria será del Ejército Grande. Juan Manuel de Rosas tras 18 años, debe abandonar el poder. El brigadier partirá rumbo a Inglaterra, y morirá allí, en Southampton, en 1877, con un escaso patrimonio.

Un nuevo orden tras la Batalla de Caseros comenzaba a gestarse, en la incipiente República Argentina.

Continuará…

Citas

Pronunciamiento: Cada año Rosas, presentaba la renuncia a su cargo, y el mismo resultaba renovado por los gobernadores y la legislatura. Esto lo hacía sabiendo que su figura representaba en el imaginario social legalidad y orden. Entonces, él continuaba en su puesto avalado por las provincias y la Legislatura bonaerense. Sin embargo en mayo de 1851, J. J de Urquiza le acepta la renuncia, y no le cede la potestad de portar las relaciones exteriores. Ese día en Concepción del Uruguay, nace, de alguna manera el Estado Federal de Entre Ríos. La provincia entró en secesión, y no necesitaba a la Confederación, para relacionarse con los países extranjeros.

1-2. Mitre.A. El pensamiento de Bartolomé Mitre. Pág. 51.

3. Ibídem. Pág. 52.

Pago Largo: Leales a las órdenes de Rosas, se encontraban Pedro Echague-Gobernador de Entre Ríos-, y Justo José de Urquiza. El combate se desarrolló a orillas del arroyo de Pago Largo, al sur de Curuzú Cuatiá, en Corrientes. Las tropas eran parejas, aunque sucumbieron las del ejército opositor correntino al mando de Genaro Berón de Astrada, que murió en combate.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *