Una Larga lucha: El Voto Femenino.

 

Hace sólo unos días, el 11 de Noviembre, se cumplieron 66 años del voto femenino. En la primera vez que votaron las mujeres, fue elegido por más del 60% de los votos el general Juan D. Perón. Aquí la síntesis de una ardua lucha que recorre la primera mitad del siglo XX. 

I

La Voz de la Mujer.

 

                                   “Sale cuando puede”. Advertía el diario de pluma únicamente femenino, que se financiaba por suscripción voluntaria. La Voz de la Mujer, alcanzó una tirada de 1500 a 2000 ejemplares, y portaba una ideología clara, Comunismo Anárquico. Su lenguaje era incendiario, “Grupo de vengadoras”, “Viva el amor libre”, “Viva la dinamita”, y “Sin Dios, sin Patrón y sin Marido”, consignas que asustaban a los lectores desprevenidos y burgueses. El medio era una trinchera de lucha contra el machismo y la falta de derechos políticos femeninos. Divulgaban además los escritos de un grupo femenino llamado “Las decididas de Almagro”, una de ella escribió en 1897, hace ya mucho tiempo, pero de manera vanguardista defendía el amor libre, y atacaba el acoso callejero, un tema netamente actual.

“Creemos que en la actual sociedad nada ni nadie es más desgraciada en su condición que la infeliz mujer. Apenas llegada a la pubertad somos blanco de las miradas lúbricas y cínicamente sensuales del sexo fuerte. Ya sea esta de clase explotadora o explotada. Más tarde ya mujeres, caemos las más de las veces víctimas del engaño en el lodazal de las impurezas, o en el desprecio y escarnio de la sociedad”. 

                                           El diario no luchaba por el voto, porque para los comunistas era un instrumento de la burguesía, y los anarquistas ni siquiera creían en el Estado.Pero exhortaba a la igualdad de género, y hasta advertía problemas que son actuales.Las injusticias y explotación en el mundo del trabajo, alega.

“Por otra parte, nosotros la escoria como nos llaman, de la sociedad, vivimos desde nuestra temprana edad sujetas al trabajo, que en la forma de hoy se practica no sólo es degradante y maririzador, sino (…) embutecedor”. 

 

 

 

 

II

Alicia en el país.

Alicia de Justo

 

Durante la guerra Franco-Prusiana, la ciudad de París, quedó huérfana, sin autoridades. Se gestó un proyecto comunitario, de autogestión, anárquico y libertario. La Comuna de París. El poder conservador se asustó, y finalmente corrió sangre, en una brutal represión contra los insurgentes. Uno de los que sobrevivió fue Armand Moreau.

Casi 50 años después, su hija Alicia Moreau de Justo organizó el Comité Pro Sufragio Femenino, para hacer un simulacro, e instalar el tema en la sociedad. Alicia se recibió de médica, y durante el año del Centenario Argentino abrió un consultorio ginecológico para atender a mujeres de bajos recursos. Era una país de hombres, que incluso no veía bien, que las mujeres estudiaran. No fue fácil para Alicia cursar y recibirse de médica, ante profesores varones y autoritarios.En su juventud participó del Centro Femenino Socialista, y fue agitadora de la Huelga de Inquilinos, de 1907. Y una de las mujeres que luchó incansablemente por lograr los derechos civiles y políticos femeninos. Era difícil en una sociedad cuyo discurso hegemónico era machista. Sin embargo Alicia en 1919, salía hacer propaganda por el voto femenino, entregando volantes en fábricas, talleres y plazas. El mismo bregaba, “No habrá verdadera democracia mientras l mujer no tenga derechos políticos y civiles, en condiciones iguales al hombre”. El sexo débil demostraba lo contrario, denunciando los abusos contra el género, e intimando a sus compañeras a asumir un nuevo rol histórico.

 

Cantó por primera vez en el Teatro Apolo, el año en que nacía la abanderada de los pobres: Evita. Amor clandestino durante diez años de Francisco Canaro. Una de las grandes voces femeninas. Aida Elsa Ada Falcón.

 

III

El Voto Femenino.

 

Eva

Fue una médica, y pionera del feminismo argentino, fundadora del Partido Feminista Nacional, que como ninguna ley lo prohibía, presentó un escrito a la justicia provincial para poder sufragar. Julieta Lanteri, fue la primer mujer que votó en las elecciones provinciales frente a la mirada socarrona de los hombres, hace más de 100 años, en noviembre de 1911.

Otra mujer, nacida en Los Toldos, hija bastarda,escapada de Junín tras un amorío con el tanguero Agustín Magaldi, y actriz de radioteatro sería la piedra fundamental y continuadora de la lucha femenina que antes, otras mujeres habían gestado; se llamaba Eva Duarte de Perón.

                                 Y tras un arduo trabajo, de debate en el Congreso, aquel 9 de Septiembre de 1947, rodeado de mujeres que abandonaron las casas, talleres y fábricas, se sancionaba la Ley 13010, del Voto Femenino. La tarde con nubarrones del 23 de ese mismo mes, con miles circundando la Plaza de Mayo, Evita recibía de manos del Ministro del Interior Ángel Borlengui, el Cuerpo de la Ley ya sancionado. ¡Me tiemblan las manos! expresó Evita, con una voz que se quebraba. Ya nunca más, las mujeres sufrirían gobiernos votados únicamente por hombres.

                              En una contradicción personal, una gran luchadora por el sufragio femenino, desconocía la Ley, y además decía, “No basta para ser ciudadano tener una boleta de voto, hace falta algo en la cabeza…y en el corazón”. Alicia sintió que le habían robado su bandera, sin embargo el paso adelante de la mujer en en su derecho civil y político, ya estaba dado.

Fuentes:

Gálvez, Lucía. Las Mujeres y la Patria. Nuevas Historias de Amor de la Historia Argentina. Ed. Norma.Buenos Aires.2001.

Mizraje, G. Argentinas de Rosas a Perón. Ed. Biblos. Buenos Aires. 1999.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *