Resistencia, Zamba y Olvido, 2 : De Ángel Peñaloza a José Hernández.

«Este caudillo tan ignorante, funesto (…) había logrado fanatizar a las masas.Toda la chusma se le presentó montada en su cabalgadura propia o arrebatada a sus propios dueños.» -Palabras del Historiador liberal Dávila, acerca de Felipe Varela-.

(La Guerra del Paraguay y las Montoneras Argentinas, J. M Rosa).

IV- Hernández y el Federalismo Jordanista.

José HernandezAntes de sentarse a escribir uno de los principales libros de la literatura nacional, José Hernández vivirá en el interior del país. A los 23 años reside en la capital de la Confederación, y se encuentra imbuido por la ideología federal. En el litoral, tiene una labor destacada como periodista, denunciando las calamidades que cometen los ejércitos al mando de los uruguayos Venancio Flores y Wenceslao Paunero, Augusto Sandes.

En el diario El Argentino utiliza un término por el que años atrás lo hubiesen juzgado como fervoroso rosista. Escribe tras la muerte del caudillo, en 1863. “El asesinato del general Peñaloza es la obra de los salvajes unitarios; es la prosecución de los crímenes que van señalando los pasos de Dorrego hasta hoy. Que la maldición del cielo caiga sobre sus bárbaros matadores.”

                                                                                La Guardia Nacional, al servicio de Mitre, y lideradas por los generales uruguayos representan al salvaje unitarismo. Esta vez la barbarie, proviene de la civilización.

                                                        En 1866 viaja a Corrientes y conoce al hijo de un antiguo lugarteniente de Urquiza, Ricardo López Jordán. Después de Pavón-1862-, en el litoral comienza a disputarle la hegemonía del liderazgo federal al propio Urquiza. Aquí hay una fractura, Urquiza, representa cierto conservadurismo, no se juega ni por la causa de Peñaloza, ni por Varela, no hace una verdadera resistencia contra Mitre. Más bien omite actuar a favor de la guerra en los llanos contra Buenos Aires. López Jordán quien, participó en una de las alas de la Batalla de Pavón, cree en la revolución federal. Es necesario enfrentar con las armas a Buenos Aires. La resistencia gaucha, contra el modelo represivo centralista porteño.

En Pavón Urquiza extrañamente se retiró a Rosario abandonando el campo de batalla. El ejército porteño, se quedó con la victoria, cuando estaba perdido. Algunos caudillos tomaron este gesto como una entrega del proyecto Federal, entre ellos Ricardo López Jordán. -Cuadro de la Batalla de Pavón de Ignacio Manzoni-.

Batalla de Pavón

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    Durante la presidencia del inefable Domingo F. Sarmiento, las cabezas de nuestros protagonistas tienen precio.

Irónicamente, cuesta un millón de pesos el pescuezo de López Jordán, y sólo diez mil, la de nuestro periodista José Hernández.

En el diario correntino El Eco de Corrientes, escribe el futuro autor del Martin Fierro.

“¿A dónde va ese círculo exaltado de Buenos Aires que ha logrado hacer, aunque pocos, calurosos prosélitos en todos los ámbitos de la República, a donde va con su afán de dotar al país con un presidente cuyos antecedentes políticos y cuyo carácter personal son una amenaza viva para la paz y la quietud de los habitantes?.¿Ha escrito acaso en su bandera la palabra de muerte para toda la Nación e intenta convertirla en un vasto cementerio?. 1

                                                   En otras palabras el estadista, militar, político, hombre de versos Bartolomé Mitre; y el padre del aula, Domingo Sarmiento, con sus políticas están asolando el interior del país. Los campos argentinos se están convirtiendo en un cementerio, y nuestro pabellón porta la palabra muerte. Esta es una manifestación decidida contra la política porteña, como vemos Hernández juega fuerte, a favor del federalismo del interior profundo. Conoce la realidad de nuestros gauchos, y utiliza su pluma como defensa de los sectores populares.

LOPEZ JORDANAsí participará junto al caudillo, a los que denominamos la última revolución gaucha. Una vez más una montonera desorganizada pero numerosa: desamparados gauchos reunidos de Misiones a Corrientes, intentan la hazaña. La derrota se dá en los límites de Corrientes y Brasil. En 1871 en la Batalla de Ñaembé se produce el fin del federalismo guerrero. Se exhiliarán en Santa Ana do Livramento, en Brasil. Lopez Jordán persigue mujeres, juega a la baraja, y al billar en las pulperías. Hernández retorna por Uruguay a Buenos Aires, y se encierra en un hotel céntrico a escribir unos versos que puedan ser payados. Nace así, de manera primigenia las primeras estrofas del Martin Fierro.

V-Conclusión: La pluma y la ley del cuchillo.

                                                          Hicimos referencia al momento histórico correspondiente a dos presidencias Bartolomé Mitre (1862-1868), y Domingo Sarmiento (1868-1874). ambas representan avances, en cuanto a la modernización del país. Sin embargo expusimos brevemente las luchas del interior, ya que las clases populares son atacadas. La Guerra de la Triple Alianza, 1865 a 1870, intenta reclutar a los gauchos. También son perseguidos, para integrar los ejércitos de la frontera. Por su parte la Argentina se inserta al capitalismo, como productor de materias primas. ¿De donde obtener mano de obra?. Primitivamente de nuestro gauchos, a posteriori vendrán inmigrantes.

                                               Buenos Aires hegemoniza el proceso de organización nacional, ¿y qué hace?Mata e impone el terror a la población, una práctica lamentable utilizada también en el siglo XX. Atención: Sarmiento escribe a Mitre en 1863, «…llegó el parte de Irrazábal de haber dado alcance a Peñaloza y cortadole la cabeza en Olta.(…). No se que pensará de la ejecución del Chacho. Yo he aplaudido la medida precisamente por su forma. Sin cortarle la cabeza a ese inveterado pícaro, y ponerla a la expectación, las chusmas no se habrían aquietado en seis meses» . Es decir no sólo está contento Domingo, sino que hay que clavar la cabeza en una pica y mostrarle a la chusma, el castigo por rebelarse al proyecto económico y político.

                                                   Las montoneras resistieron el orden posterior a Pavón, aunque fueron derrotadas. Los nombres de Varela, Peñaloza, Lopez Jordán, Juan Saa, Ontiveros, y Francisco Clavero, borrados de la denominada Historia oficial, y de los manuales escolares. Los sectores populares de las provincias argentinas, se aliaron a la causa federal, y resistieron a las autoridades nacionales. Los nombres importantes de la historia, impusieron la barbarie, sobre nuestro interior, siendo los civilizados.

Sarmiento leyó a los intelectuales franceses en un momento que la mayoría de la población era analfabeta. Mitre escribió poesía y se dedicó a hacer la historia. Eso no les impidió realizar una política de exterminio de las montoneras en el interior profundo.

En cada rincón del interior del país se vierte sangre de gaucho.La ley del cuchillo erige a la ciudad puerto sobre el resto del país. Las palabras del historiador Dávila, constituyen la base de nuestro pensamiento.Las plumas de los vencedores sellaron en sus escritos, el olvido de los vencidos.

 Citas:

1. Extraído de http://www.biblioteca.org.ar. Pág. 14. En referencia al artículo denominado Candidaturas, el 1 de Marzo de 1868. Se observa la posición antagónica a la política represiva porteña.

2. Busaniche. J. L. Historia Argentina. Pág. 730.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *