Raúl González Tuñón : Escritura y Revolución.(I).

» He nacido en la guerra./ Vibré para los muertos y para los heridos./ Mis cuerdas endiabladas sonaron en la negra noche de las trincheras, / y un soldado alemán me ha traído a esta tierra/ para gloria de hampones, marinos y rameras./ Soy un grotesco invento de la guerra, que suena en las tabernas costaneras.» (González Tuñon, El Violín del Diablo).

1. Orígen marginal.

 

                                            El sobrino de Leandro N. Alem era un subversivoHipólito Yrigoyen, quien más adelante sería Presidente de los argentinos, lideraba la etapa revolucionaria del partido Radical. Córdoba, Provincia de Buenos Aires, y Mendoza eran las regiones sublevadas. En Cuyo asaltaron cuarteles y se llevaron 300.000 pesos de un banco, temblaba así el gobierno oligárquico de Manuel Quintana. Los tiros de la revolución asolaban, era el año 1905, y un 29 de marzo nacía Raúl González Tuñon. Había visto la luz en Once Sur, un barrio pobre en la calle Saavedra al 641, y no es un detalle porque lo marginal marcó su vida. así lo cuenta el protagonista:

Ví la luz en el barrio de Once, en el surero./ Cerca de allí también nació Julio de Caro, / y escribió De la Púa sus memorables versos./ Entonces aún la luna bajaba hasta los patios./ ¿Era todo mejor?. No lo sé. Era distinto.

2. A contramano.

 

Dos planos en la escritura de Tuñon, vanguardismo poético, y compromiso social y político. Luego de la crisis mundial de 1929, escribía La Calle del Agujero en la Media, 1930. Un intelectual de izquierdas, en tiempos complejos.

González Tuñon

                                                           Sus primeros libros de poemas, El Violín del Diablo, 1926, y Miércoles de Ceniza, 1928, resultan vanguardistas. Una poesía que visibiliza a las prostitutas, vagos, delincuentes, bohemios, y perdedores arrumbados en los puertos y los conventillos. En aquellos años 20´ la ciudad capital era para Jorge Luis Borges una visión nostálgica de Palermo, el arrabal y los antiguos orilleros de 1900. Oliverio Girondo le escribía a las Chicas de Flores en tono surrealista, en aquel Veinte poemas para ser leídos en el tranvía -1922-. Tuñon es el poeta realista que muestra lo sórdido de la ciudad, y le da voz a los  postergados, a los marginales. La prensa y el discurso oficial presenta una Buenos Aires majestuosa durante el gobierno del presidente radical Marcelo T. de Alvear. En dirección contraria se escriben las estrofas de Tuñón, versos de una música que suena en los bajofondos. En aquellos lugares donde la vida es dura y desalmada.

» Música de los Puertos. Mucha y una. Pirata que te robas los espíritus / y los llevas de un muelle a otro muelle. (…) Rompes un ademán o apagas un cuchillo, / o transformas una blasfemia en padre-nuestro. Ya vengas tormentosa y lúgubre/ o ya pierdas tu tono siniestro.» (Música de los Puertos, 1926).

3. Un poeta entre dos Guerras.

 

                                            Su compromiso lo volcó al periodismo, trabajó en revistas como Caras y Caretas, y Proa, entre 1922, y el 23. En 1933 dirigió y fue censurado durante la falsa democracia de Agustín Justo en la llamada Década Infame. La revista como no podía ser de otra manera se llamaba Contra. Las Brigadas de Choque, fue el poemario que lo llevó a cumplir prisión efectiva. Eran aquellos años del 30´cuando el hijo del poeta nacional Leopoldo Lugones, era precursor de un triste invento en el sótano de la vieja penitenciaría de la calle Las Heras. Leopoldo «polo» Lugones utiliza la picana, sometiendo a la tortura a los presos políticos.

Un ejército irregular de anarquistas y socialistas enfrentó al levantamiento armado de los militares españoles que derrocaron al gobierno constitucional socialista en 1936. González Tuñon, cubría los presagios en 1934 de la Guerra Civil en España.

Ejército IrregularGonzález Tuñon, no era un poeta fácil de amilanar, tampoco lo sería como periodista. Trabajó en la redacción del diario Crítica, y fue enviado a dos guerras. Aquella entre Bolivia y Paraguay, en 1932 sucedida en el Chaco paraguayo, y a la Guerra Civil Española. En Madrid traza amistad con los poetas de la generación del 22´, Federico García Lorca, Miguel Hernández, y el chileno, Pablo Neruda. Nace así su obra poética insurreccional La Rosa Blindada1936-, en homenaje a la huelga revolucionaria de los mineros asturianos.

                                           Socialistas y Anarquistas se unieron en toda España, para exigir reformas de fondo al gobierno socialista español. La respuesta del ejército y de los sectores conservadores era el preludio de la barbarie que acontecería en territorio español entre 1936 y 1939.

González Tuñon escribe estos versos en homenaje a una luchadora minera asesinada, en aquella revolución de Octubre, por las tropas sublevadas del Ejército. Lo hace llamando a los trabajadores de todo el país a su entierro:

«Ven catalán jornalero a su entierro,/ ven campesino andaluz a su entierro,/ ven a su entierro yuntero extremeño, / ven a su entierro pescador gallego,/ ven leñador vizcaíno a su entierro,/ ven labrador castellano a su entierro,/ no dejéis sólo al minero asturiano». (La Libertaria, en homenaje a Aída Lafuente; La Rosa Blindada,1936).

                                           Algo más de 2000 muertos dejaban los levantamientos obreros de octubre de 1934, y presagiaban el escarmiento de la derecha española contra el pueblo explotado. Un general entra en escena dirigiendo sus tropas y llevándose el apodo de el carnicero de Asturias. Se llamaba Francisco Franco.

                                                          Los versos de un poeta comprometido, que convivía con la resistencia española, en los inicios de la Guerra Civil, dejaban impresos el horror, eran testimonio de una época de matanzas. La belleza de sus versos, servía para no olvidar.

                                                                                                                            Continuará…

 

Fuentes:

González Tuñon.R. Poesía Reunida. Ed. Seix Barral, Buenos Aires. 2011.

Grosso, M. Raúl González Tuñon: Poesía y Realidad, en Revista Todo es Historia. Dir. Félix Luna. Octubre de 2005. pág. 41.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *