PAGAR LA DEUDA COMO SEA I

 

                                     Sucedió en 1861, el Interior y Buenos Aires vivían en guerra. La ciudad-puerto se había negado a firmar la Constitución de 1853, ergo se declaraba en secesión *. Sarmiento, Mitre y compañía no reconocían la autoridad de Justo J. de Urquiza, ni tampoco la de los gobernadores ex- socios del «tirano» Rosas. El presupuesto nacional se utilizaba más para la guerra, que para construir escuelas. Lamentablemente, en la segunda semana de noviembre, desembarcó una comitiva de la BARING BROTHERS & CÍA. reclamando el pago archiretrasado de la deuda, aquella asumida por Bernardino Rivadavia en 1824, cuyos intereses se multiplicaban mes a mes. Las ruinosas arcas hacían imposible la erogación. Pero usted lo sabe, la Argentina de ayer, de hoy y de siempre podrá no tener escuelas, pero la deuda debe pagarse religiosamente. El Ministro de Hacienda-economía-  VICENTE DEL CASTILLO, era un acaudalado estanciero, de vasta fortuna. Entonces, el ministro abonó la suma de 40.000 pesos aproximados de su bolsillo, para que el país, no pasara un papelón. El último inconveniente era que, el Estado generalmente no devolvía «el favor» a los particulares. En tiempos del «tirano», para los liberales porteños, Juan Manuel de Rosas; estancieros le reclamaban «la que habían puesto» durante la Guerra con el Brasil, en 1825. El caudillo extendió por un par de años la Ley de Enfiteusis, y les pagó con tierras de la provincia de Buenos Aires, a cambio de efectivo que escaseaba.

                                          Finalmente, ¿cómo se resolvió el conflicto?, para tranquilidad de DEL CASTILLO el Presidente provisional JUAN ESTEBAN PEDERNERA y los ministros José DE OLMOS y Nicolás MOLINA no tuvieron mejor idea que HIPOTECAR LA CASA DE GOBIERNO como garantía de pago. La medida fue insólita, casi de un cuento de Julio Cortázar. Que un país hipotecara su casa de gobierno, la sometiera a ser prenda legal de una deuda es digno, de un país Surrealista. En el mejor y el peor de los sentidos.

* Léase acerca de la separación de Buenos Aires del interior,http://www.relatosdelsur.com/la-grieta-buenos-aires-y-la-confederacion-2/