Mujer Rebelde: Elvira Rawson.

 

“La mujer de nuestra patria debe erigirse en sacerdotisa de la libertad (…). Debe comprender  que estamos en un período de evolución, y por tanto su personalidad no debe permanecer envuelta en las tinieblas mundanas de la cortesía. Su conducta debe adaptarse al ideal presente, cumplir su destino que transforme a las sociedades”. (Palabras de la poeta Eufrasia Cabral, agosto de 1890).

1. El Escenario Político.

                                                              1890: Había sido una época de especulación desenfrenada. Así, empresarios millonarios incursionaban en política, y los políticos hacían grandes negocios. En un régimen gobernado por los conservadores, coexistía por aquellos años el fraude electoral, y la nula participaLeandro Alemción de los sectores populares en política. a esto se sumó la debacle financiera que condujo al primer default argentino. La reacción no se hizo esperar. El 26 de julio de 1890 se produjo la revolución política que terminaría con el gobierno de Miguel Juarez Celman, el cuñado de Julio A. Roca.

Un grupo de jóvenes intelectuales, y de sectores medios en Septiembre de 1889, formaron la Unión Cívica. Un partido dispuesto a cuestionar el poder de los dirigentes conservadores que accedían al gobierno, casi elegido a dedo por su antecesor. Antagónico al partido liberal-conservador que dominaba la escena política nacional, el Partido Autonomista Nacional. Entre la muchachada se encontraba un hombre revolucionario Leandro Nicéforo Alem. Tenía 38 años de edad, era abogado, y creía en la revolución armada. Hijo de un mazorquero rosista, y de una madre que se quedó viuda cuando el cumplía 10 años. Él, y un grupo de civiles y militares protagonizarán la Revolución de Parque.

 

 

 

2. Elvira Rawson Guiñazú.

Mujeres bravas, que despachan hombres luego de jugar con ellos. Tangos irreverentes cantados por mujeres, como este de La Chicana.

                                                           Elvira Rawson nació en abril de 1867, y fue hija de Juan de Dios Rawson, un áspero Teniente Coronel a las órdenes de Bartolomé Mitre. Participó en la Guerra del Paraguay, y en la Conquista a tierras indígenas bajo el mando de Julio A. Roca en 1879. El “inglés Rawson” se casó con Elizarda Guiñazú, con quien tuvo once hijos de los cuales sobrevivieron cinco, siendo la menor Elvira. Su familia se arraigó en Mendoza, y sus estudios transcurrieron en la Escuela Normal, donde se recibió de maestra. Bastaron sus 17 años para que se peleara con su padre, por sus ideas de igualdad entre el hombre y la mujer.  Las trifurcas familiares terminaban con el teniente Rawson golpeando la mesa, y gritando alguna barbaridad contra su hija, interrumpiendo la cena. Las ideas de Elvira y su irreverencia- sus tres hermanos varones no se animaban a levantarle la voz al padre– lo descolocaban. Las colisiones con su progenitor y el sufrimiento de Elizarda la condujeron a una decisión. Fue una mañana de primavera de 1885 emprendió viaje a Buenos Aires con un firme objetivo: estudiar medicina.

 

 

3. La revolución del 90´.

 

                                                                La proclama revolucionaria de la Unión Cívica comienza de la siguiente manera: “El movimiento revolucionario no es la obra de un partido político. Es esencialmente popular e impersonal”. Queda clara en las primeras líneas de la proclama la intención que el movimiento fuese popular. Contrastando, con el elitismo conservador que gobernaba por aquellos años. En la Revolución del Parquemadrugada del 26 de Julio los revolucionarios tomaron la actual Plaza Lavalle, lugar del antiguo Parque de artillería. A las 7 de la mañana con el apoyo del sublevado general Manuel Campos llegaron los amotinados. Estaban hombres que serían clave en la historia argentina; Marcelo T. de Alvear, Hipólito Yrigoyen, Lisandro de la Torre, y Aristóbulo del Valle. Junto a ellos una estudiante de medicina, comprometida con el futuro político. Elvira Rawson, era parte de unos 400 militantes radicales que a las ocho de la mañana se proponían terminar con la farsa democrática del gobierno de Juárez Celman. 

Los combates comenzaron cerca de las tres de la tarde, y los sublevados formaron barricadas, y dispararon contra una fuerza de 800 soldados al mando del general Nicolás Levalle. Aquella mujer que discutía con su padre el teniente Rawson, se encontraba con las fuerzas populares de la joven Unión Cívica, abriendo fuego. Lejos de acompañar, sus acciones serían decisivas.

                                                                               Continuará…

Fuentes:
  • La Revolución del 90´. Historia Visual de la Argentina. Fasc.77. Ed. Clarín. Buenos Aires. 2000.
  • Pigna. F. Mujeres tenían que Ser. Ed. Planeta. Buenos Aires. 2011.

 

 

 

 

2 Comments

  1. Excelente página!

    • Bienvenida!: Estamos tambien como FANS PAGE, y te invitamos a seguir leyéndonos.
      Gracias!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *