Luis Arédez: El Intendente de los Pobres.-1-

 

“Me tiran sobre la caja de una camión. Después me enteré que eran los trailers de Ledesma (…) a todos los detenidos los llevaban a gendarmería que está en el Ingenio Ledesma”. (Hilda Figueroa. Ex-detenida en la Noche del Apagón).

 

1.El amor es más fuerte, Olga y Luis.

 

                 El poder económico, y el terror político truncaron la posibilidad para Olga y Luis de envejecer juntos. Olga del Valle Márquez de Aredez, tucumana y odontóloga, apasionada por la historia, estaba de novia con el promisorio médico Luis Ramón Arédez. Se habían conocido en el Colegio Nacional Aguilares de Tucumán. Desde esa tarde soleada de Julio, “no nos separamos más, hasta aquella noche que se lo llevaron” cuenta la protagonista.

                                              El padre de Olga era un militante radical que enfrentaba a los conservadores en la Década Infame. Ricardo, el padre de Luis era un peronista comprometido, aunque con un puesto jerárquico en el Ingenio La Corona. Las sierras cordobesas, alojaron a los recién casados. En 1955, Arédez atendió a un centenar de heridos cuando se resistió la subversión de Eduardo Lonardi contra el general Juan D. Perón.

Mujer valiente. Olga Márquez fundadora del grupo Madres en Ledesma. Una de las tantas que hacía la ronda por los desaparecidos.

Olga Aredez

                        En 1960 ya viven juntos en Libertador General San Martín, donde el médico tiene su consultorio. San Martín es una ciudad calurosa y olorienta. El aire huele a bagazo, desecho de la caña de azúcar. El Ingenio Ledesma, empresa productora, residente en Jujuy, y con sucursales en Tucumán, le da nombre al pueblo. Lo conocen más por Ledesma, que por Libertador Gral. San Martín. Arédez es contratado por la empresa azucarera como médico pediatra. No cobra demasiado, y su esposa colabora para parar la olla, enseñando historia. Por la mañana comparten mates y tortas fritas junto a la rabia por la injusticia que sufren los trabajadores.

                                            Largas charlas sobre los hijos mal alimentados de los zafreros, y la esclavitud que sufren las personas. Ledesma no paga en dinero, sino en papeles, ordenes de compra. Un régimen de trabajo de 12 o 15 horas, casi feudal.Muchos de ellos descendientes de indígenas coyas. Olga cuida a su marido, que es médico de la obra social del Sindicato de obreros y empleados del Ingenio. Recibe presiones para no recetar demasiados medicamentos.

                                       Luis y Olga formarán una hermosa familia, junto a sus cuatro hijos; unidos por el amor, no sólo entre ellos sino imbuidos por el amor al prójimo. Olga no va abandonar a su marido, le da fuerza para seguir. Sus Hijos cuentan que los domingos Olga hacía trabajo social, y Luis atendía menores en las villas miserias.

 

 

 

2.Empresarios y dictadura militar.

Blaquier

                                          Carlos Pedro Blaquier, nació en 1927, hijo de una francesa y de un padre, cuya familia era terrateniente, y próspera.

                                             Contaban y cuentan con millones de hectáreas, y un patrimonio imponente. Carlos, de 90 años, coleccionista de relojes, dueño de una flota de aviones y siete barcos, y portador del 90% de las acciones de Ledesma. Fue procesado en abril de 2012, por colaborar junto a su directorio armando listas que para la gendarmería delatando a los trabajadores. Las víctimas eran pobres, sindicalistas, obreros de la zafra, que luchaban por sus derechos. También estuvo involucrado en la llamada Noche del Apagón El empresario más importante de Jujuy, y una varias familias distinguidas, eran cómplices aportando choferes, nafta y los camiones en los cuáles llevaban a los civiles secuestrados.

                                     Carlos Blaquier y la familia Arrieta eran artífices de un régimen brutal de trabajo. Incluso de negarle remedios para los hijos de los zafreros. que solicitaba el médico Arédez, “porque eran muy caros, y “acá interesa producir”, le decía en la cara un jefe de personal. Cada millón de dólares que obtenía el ingenio era a costa de la sangre y la salud de los zafreros. En un tono más amable, la esposa de Carlos, Nelly Arrieta de Blaquier, se dedicaba al arte en su tiempo libre. Presidenta de la Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes.

Blaquier está acusado de ser cómplice de la desaparición de Luis Arédez, en colaboración con la gendarmería. En su defensa el empresario se despachó con un argumento insólito;

“Desde 1966 un decreto presidencial nos obliga a colaborar con la Gendarmería entregando camionetas..”

Alegó cuando lo procesaba el Tribunal jujeño por delitos de lesa humanidad. La obediencia debida, ya no como mera excusa de las fuerzas armadas, sino del parte del empresariado argentino, Una forma de maximizar las utilidades a partir del disciplinamiento de trabajadores y sindicatos.

                                                                                                            Continuará…

 

Fuentes:

-Conadep. Nunca Más. Ed. Eudeba. Buenos Aires.2010.

-Duhalde. E. El Estado terrorista Argentino. Ed. Colihue. Buenos Aires. 2014.

-Galasso, N. Historia de la Argentina. Tomo !!, Ed. Colihue. Buenos Aires. 2011.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *