Lateralidad (VI): Palabras Peligrosas, Libros que Arden.- 1° Parte-.

 

«Lo primero que se puede detectar es la utilización de un determinado vocabulario, que aunque no parezca muy trascendente, tiene mucha importancia para realizar el «trasbordo ideológico» que nos preocupa. Aparecerán frecuentemente los vocablos diálogo, burguesía, proletariado, América Latina, explotación, cambio de estructuras, compromiso…». (Como detectar el lenguaje marxista en la escuela. Revista Para Ti, Enero 1977.) 1

1. Contexto Histórico.

 

Emilio Massera, Jorge Videla y Orlando Agosti. La Junta de Comandantes que derrocó a un gobierno democrático e instaló el denominado Proceso de Reorganización Nacional, a partir del Miércoles 24 de marzo de 1976. Los responsables máximos de desplegar un terror inusitado contra el pueblo argentino.

Ultima junta militarSe puede entender estos gobiernos dictatoriales mediante el Proceso de las Dictaduras latinoamericanas de la década de 1970. Brasil, Uruguay, Bolivia, Chile y el gobierno militar gestado años antes en Paraguay, marcan un escenario general en el continente, junto con la Argentina. Las mismas correspondieron a un plan del Secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger y la CÍA, para disciplinar al continente e impedir la llegada de gobiernos populares. Además debe tenerse en cuenta que el mundo se hallaba inmerso en la denominada Guerra Fría, es decir la división entre un mundo capitalista occidental representado por Estados Unidos, y un bloque de países comunistas liderado por URSS, la antigua Rusia. Se desarrolló en occidente, la teoría del enemigo interno, es decir el peligro de infiltración comunista, y la necesidad de eliminar a esta amenaza marxista para evitar la supuesta Tercera Guerra Mundial. Eran, de acuerdo a esta teoría  las fuerzas de Occidente luchando contra el comunismo internacional.

                                                  Entonces en los comunicados de estas dictaduras se hacía hincapié en la lucha contra el marxismo ateo en defensa de los valores occidentales y cristianos. Como resultado el Ejército Argentino desarrolló un plan sistemático represivo, e instaló el terror de manera clandestina. Grupos de tareas que actuaban en las sombras se encargaron de secuestrar y hacer desaparecer a las personas. Construyeron verdaderos campos donde detenían, y torturaban personas. Como si fuese poco se apropiaban de los niños y niñas nacidos en cautiverio. Todo justificado, según la Junta de Comandantes y su máximo representante Jorge Rafael Videla, en pos de la guerra contra el Comunismo infiltrado en la Argentina.

 

2. Noticias de ayer.. ¡ Extra!. ¡Extra!.

 

                                         La represión que instaló la dictadura no atravesó solo las cuerpos de dirigentes, obreros, maestros, sacerdotes, sindicalistas, periodistas o militantes de base. La dictadura obturó el lenguaje, persiguió las palabras. Intentó una guerra ridícula, como si reprimiendo la cultura terminaran con la realidad. El lenguaje y las ideas se transformaron en cuestiones peligrosas, comenzó una caza de brujas sobre las personas y las letras. Las revistas masivas, para el hogar eran útiles para la propaganda, para lavar el cerebro de los argentinos.

Clarín 27marzo1976Los diarios argentinos confirmando nuestra mirada no ocultaban el reconocimiento de Estados Unidos a favor de la dictadura. Se iniciaba además en 1976 un triste camino que culminaría en el estallido económico de 2001. La deuda externa, financiada por el Fondo Monetario Internacional, e incrementada drásticamente en este período dictatorial.

Tapa del Diario Clarín, 27 de marzo de 1976.

 

Lejos de intentar quedar al margen, u omitir información las revistas Para Tí, y Gente, estaban a la vanguardia propagandística de la dictadura. Sus contenidos eran claros, aunque sutilmente disimulados con moda, deportes y noticias del espectáculo.

Revista Para Ti

Así era importante mostrar al máximo exponente del horror como si fuese un hombre «ejemplar» con una familia constituida, formada en los valores cristianos. Acariciaba a su perro, llevaba a sus hijos en brazos, e iba a misa los domingos. Una operación que puede entenderse como la construcción de un buen padre de familia, de un argentino derecho y humano. Así se resaltaba que para proteger a los niños del veneno marxista era importante el papel de la familia. Uno de los slogans instalados por la dictadura fue proteger es querer.

 

Imperdible la tarea realizada por la Revista Gente, publicaba la CARTA A LOS PADRES, que aconsejaba como impedir que los menores argentinos cayeran en las garras del comunismo apátrida. En esta guerra era necesario involucrar a los padres.

Revista gente 1976

«Esta guerra no es de los demás. También es suya.(…) Cumpla con las leyes morales de su sociedad y de su cultura. (…) Porque usted tiene una gran responsabilidad en esto. Porque usted no sabe qué cara tiene el enemigo Y un día ya es demasiado tarde..». 2

Y concluye con un tono trágico, que carga de futuras culpas a los padres, «Si eso ocurre y un día tiene que ir a la morgue a reconocer el cadáver de su hijo o de su hija, no puede culpar al destino o a la fatalidad…»  3

 

 

                                             Esto es terrible porque no está diciendo únicamente a un padre la culpa es suya, si su hijo es marxista, o milita y tiene ideas de izquierda. Sino que por ello puede terminar en la morgue, y se justifica, no tiene derecho a decir nada porque su hijo lo buscó. Estas barbaridades propagandísticas de manipulación y lavado de cerebro, se fundían con otro término muy usado «enemigo». Las fuerzas armadas instalaron que existía una guerra contra la subversión . Esto le permitía utilizar la dialéctica amigo- enemigo.

                                            Sin duda había una complicidad de muchos sectores, y el ataque a la cultura fue una mezcla de ignorancia y salvajismo. Apátrida, veneno, cuerpo social enfermo, mentes degeneradas. Palabras y términos utilizados intencionalmente por los militares. Algunos libros fueron declarados culpables. De eso se tratará la segunda entrega.

Citas y Nota:

A. Subversión: En la Argentina del siglo XX, los sectores más conservadores de la sociedad, entre ellos los militares llamaban subversivos a aquellos que participaban de organizaciones intentando subvertir, (alterar) el orden político para forjar una país socialista. Sin embargo la dictadura instaló una caza de brujas, por lo cual un estudiante o gremialista cualquiera podía ser calificado de subversivo. Por ende perseguido, secuestrado y desaparecido.

1. Pigna. F. La Letra con sangre entra. Pág. 183.

2. Carta Abierta a los padres Argentinos. Revista Gente. Ed. Atlántida. Buenos Aires. 16/12/1976.

3. Carta Abierta a los padres Argentinos. Ob. Cit. 16/12/1976.

                                                                         Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *