Lateralidad (IV),-parte dos-: ¡Basta de Zonceras!.

Hablando del medio pelo: » Buscó ávidamente la figuración, el prestigio y el buen tono. (…) Creyó encontrarla en la boite de lujo, en los departamentos de barrio norte, en los clubes supuestamente aristocráticos y malbarató su posición burguesa a cambio de una simulada situación social (…) fue tilinga como corresponde a la imitación de una aristocracia«. (Jauretche. A, El medio pelo de la sociedad Argentina, pág. 48).

1. El medio pelo social.

 

«No admito ser un intelectual, sino un hombres de ideas nacionales». Solía decir Arturo Jauretche.

                                         Jauretche, primer plano                                                                                                                              A finales de la década del 50´ Jauretche advierte una clase media emergente crítica del peronismo derrocado y aspirando a un nivel socioeconómico que no le pertenece. Además de un olvido del pasado reciente como clase media baja. nace el concepto peyorativo de «medio pelo». Una clase que de chico había vivido la miseria y el desempleo de los tristes años 30´, y luego realizó un ascenso en su posición social. Según el autor: «Son aquellos que el barrio les queda chico», «tiene procedencia de la clase media, pero psicológicamente ya está disociada». Es un grupo «que tiene una posición equívoca en la sociedad». Es ostentosa y admira los consumos culturales de la clase media alta y alta. El concepto pintoresco entonces, definía a un grupo social que simula una posición que no tiene, y que aborrece de lo popular, pero no le dá el piné para tener un status alto, de élite.

2. La Intelligentzia universitaria.

 

                                                                   Los hijos del «medio pelo» van a la universidad, aquella que no comprendía- por formación- al peronismo entre 1946-1955. Nada cambia a finales de 1950 y principios del 60´ cuando los claustros en su generalidad se distancian del pueblo y de las causas nacionales. La clase dominante y poderes foráneos se encargan de la colonización pedagógica. Nuestros tecnócratas serán parte de la Intelligentzia, es decir un profesional desvinculado del destino de la Nación: «Ha sido formado como profesional para su aprovechamiento, (…) ha estado al margen de todas las preocupaciones que lo vinculan al destino del pueblo y al país que pertenece..» 1. Entonces para Don Arturo es un hombre universal que aplica una técnica y casi es indistinto si se formó en el país o en el exterior. Resultan la inteligencia de los sectores oligárquicos vinculados al imperio, por ello son la intelligentzia.

 

En este reportaje hace más de 40 años Arturo aseguraba al tomar la dirección de la editorial universitaria EUDEBA, realizar, «Una contribución a la descolonización intelectual del país».

 

3. El intelectual abstracto.

                                                                       La intención del autor es visibilizar las falsas estructuras ideológicas con las que piensan gran parte de los sectores medios, desde un empleado, un profesional y los intelectuales. Todos ellos adquieren una manera de pensar contraria a los intereses del país, situándonos como colonia del capital foráneo. Se quejaba así de los intelectuales que regateaban al pueblo trabajador:

» Nunca están del lado del guarda del tranvía que les cobra el boleto, ni del peón que les ensilla el caballo. están con los peones, con todos los peones del mundo, con los guardas, con todos los del mundo, con los pueblos, con todos los del mundo, así en abstracto. Ellos están con la libertad, pero nunca han seguido ha un vigilante gritando ¡Que lo larguen! a un preso de carne y hueso.» 2

 

4. Final.

                                                                          Recorrimos brevemente parte del pensamiento expresado en El medio pelo de la Sociedad Argentina-1966-, y Los Profetas del Odio y la Yapa-1957-. Destacamos la labor de este autor por desentrañar sofismas (un pensar falseado), y de creencias erradas que se transforman en zonceras. El sector heterógeneo agrupado en la clase media, al ascender olvidaba su orígen y buscaba prosperidad intentando adquirir costumbres y usos de la clase alta sin serlo. Su posición era una verdadera ficción. Su predilección era lo extranjero por encima de lo nacional. Los intelectuales formados en las universidades disertaban sobre categorías teóricas, mientras desconocían a su propio pueblo. Se llenaban la boca de republicanismo, pero nunca eran fuerza crítica. y menos en la praxis para sumarse a las luchas populares. Todo parte de una idea central, estos sectores miraban el país con anteojos extranjeros, miraban América, y en especial Argentina como si fuesen europeos. Creían ser portadores de verdad pero eran zonzos, ya que repetían argumentos haciéndose serviles a un imperialismo que impedía el desarrollo de la Nación. 

Lejos de pensar el pasado, son reflexiones sobre zonceras y males que aquejan nuestra actualidad, y que tal vez sigan siendo dichas.

 

 

Citas y Fuentes:

1. Jauretche, A. Los Profetas del Odio y la Yapa. Ed. Corregidor. Pág. 80.

2. Jauretche, A. Ibídem. Pág. 137.

  • Jauretche, A. El medio pelo de la Sociedad Argentina. Buenos Aires. Ed. Corregidor.2006.
  • Jauretche, A. Los Profetas del Odio y la Yapa. Buenos Aires. Ed. Corregidor. 2008.
  • Jauretche. A. Manual de Zonceras Argentinas. Buenos Aires. Ed. Peña Lillo. 1983.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *