La Roja Semana de Mayo.

“Seguí caminando por Entre Ríos y a los diez pasos sentí una descarga nutrida. Entonces la gente, al huir, se atropellaba y se volteaba, pisoteándose. Tras la descarga, que salió del lado de la casa del Congreso, los agentes hicieron fuego graneado, como si se tratara de reprimir una violenta resistencia”. (Diario La Argentina. Relato de un testigo de la Semana de Mayo de 1909).

 

1.De Rojo y Negro.

 

Alfredo Palacios

                             1904 no es un año cualquiera para el movimiento obrero. Por la barriada de La Boca, lugar de trabajadores y refugio de inmigrantes italianos. Es el distrito obrero que cuenta con innumerables conventillos. Surge allí la figura del dirigente Alfredo Lorenzo Palacios. Será elegido legislador, por voto distrital-como era en aquel entonces- siendo el primer diputado socialista de América Latina. Visita los conventillos y habla en genovés para entenderse con los italianos. Y además, denuncia la explotación contra la clase trabajadora en la legislatura.

                     Entre 1900 y 1910 llegarían 1.200.000 inmigrantes al país, sobre una población de unos 6 millones de habitantes. Las clases aristocráticas porteñas eran prejuiciosas con los extranjeros, y por las inclinaciones políticas de muchos de ellos, siendos acusados de alterar el orden social y provocar el caos. También en este año la clase obrera se organiza para intentar canalizar sus demandas y se forma la Federación Obrera Regional Argentina, -FORA– de inclinación anarcosindicalista. Así Relata el intelectual Jorge Abelardo Ramos uno de los encuentros anarcos de la época: “El espectáculo del congreso de la FORA era indescriptible: en el teatro Verdi de la Boca se apiñaba una multitud ardiente y colorida (…) todos gritaban al unísono, de manera ensordecerá, vítores y argumentos por igual (…) Un grito agudo dominaba con intermitencias el vocerío: ¡Viva la anarquía!.” [1]

                                            Ser obrero en las primeras décadas del siglo XX era ser anarquista, la ideología había llegado a estas tierras por los inmigrantes italianos y españoles. Mediante la acción directa, huelgas, manifestaciones callejeras, intentaban combatir la explotación del capital, siendo sus enemigos tanto la patronal como el Estado.

2. tragedia del 1° de mayo

                                                     El 1° de mayo de 1909 conmemorando el día de los trabajadores marcharon en dos columnas socialistas y anarquistas hacia la Plaza próxima al Congreso de la Nación, en Rivadavia y Paraná. A las 2.30 vespertina, en Plaza Lorea, las familias obreras protestaban por los bajos salarios, la desocupación, y el hambre. Eran unas 2000, lo hacían en paz, y mansamente, portaban con su banderas rojas y negras; eran hombres, mujeres y niños. Puntualmente exigían 8 horas de trabajo, y la prohibición para que lo hicieran los menores de 14 años.

                                    Ramón Falcón         

                                                                                                        El país que asomaba al primer Centenario era profundamente desigual, mientras la clase rica viajaba a Europa y se hacía traer todo el mobiliario, los obreros no llegaban a 100 pesos por mes, cuando el costo de vida era de unos 300. . Un peón de albañil solía ganar 1.60 diarios, y un trabajador textil en Tucumán con 12 horas diarias, no superaba los 4 pesos. Un picapedrero en Rosario solía cobrar unos 5 pesos diarios. Como vemos la clase obrera que marchaba por aquellos días era brutalmente explotada, y carente de todo derecho laboral. Además el gobierno oligárquico del presidente José Maria Figueroa Alcorta había cerrado el parlamento.

                                                       Dos imágenes que hacen a la escena: la primera un orador pálido, y mal nutrido de abundante cabellera y pobremente vestido. Colgado a un farol grita las injusticias del sistema, mientras la multitud proletaria aplaude. Desde un auto observa con atención el egresado de honores del Colegio Militar fundado por Sarmiento. Es un aceptable esgrimista, viste bien, y lleva un bigote aristocrático al estilo Miguel Cané o Carlos Pellegrini. Es el jefe de la policía federal. Tiene 53 años, y no lo sabe, pero 1909 será su último año de vida*. Se llama Ramón Lorenzo Falcón, y odia a los inmigrantes que atentan contra los valores de la nación con sus huelgas, y las banderas anarquistas le causan escozor.-Imagen arriba a la izquierda-.

                                                    Cansado se baja, y profiere un insulto a los manifestantes. Luego avanza con su policía montada, la multitud lo reconoce, lo insulta y le arroja piedras. Falcón es por antonomasia el represor del movimiento obrero.Bajo su orden el escuadrón de policías a caballo descarga contra la muchedumbre, el resultado: catorce muertos y más de cien heridos.

3.Huelga y Sangre Obrera en Buenos Aires.

 

Violenta represión del Jefe de Policía Ramón Falcón. Trágico día del Trabajador.

Dia del Trabajador

                                                   

                                                        No sólo los obreros socialistas y anarquistas serían reprimidos en Plaza Lorea, sino tres días después fue baleado por las fuerzas de la represión el cortejo fúnebre de más de 50.000 obreros, para impedir el sepelio de trabajadores asesinados. Esta vez un escuadrón se defendía con carabinas y revólveres, dentro del cementerio de la Chacarita. Los combates continuaron con barricadas, y desde aquel día los sindicatos y organizaciones de trabajadores se plegaron a una Huelga General. Los anarquistas tomaron venganza y el 7 de mayo se registró un ataque a un tranvía, mediante una bomba casera. El aparato de represión estatal se extendió por la ciudad y en cada tranvía se colocaba un policía con su máuser.

                                                  El 9 de mayo cesó la huelga general, y las organizaciones sindicales llegaron a un acuerdo con el gobierno de Figueroa Alcorta. Si bien se liberaron los trabajadores detenidos injustamente en estos días de mayo, no hubo un solo ejecutor de la matanza que tuviese que responder por sus actos. Tampoco una reparación para las víctimas de la matanza, humildes familias obreras reprimidas con violencia. Sólo sus parientes lo lloraron, pero no fue en vano su batalla. Los reclamos quedarían vigentes, y abiertos para posteriores luchas del movimiento obrero.

NOTAS y FUENTES:

*En noviembre de 1909, Ramón Falcón fue asesinado cuando iba en su carruaje Milord, junto a Juan Lartigau, su secretario. El vengador de la represión de mayo, había nacido en Ucrania, era anarquista y tenía tan solo 17 años, su nombre era Simón Radowitzki.

[1] Ramos. J.A. Revolución y Contrarrevolución en la Argentina. La Bella época. (1904-1922). Pág.66.

-Pigna. F. Los Mitos de la Historia Argentina. 2. Ed. Planeta. Buenos Aires. 2005.

-Ramos.J.A. Revolución y Contrarrevolución en la Argentina. La Bella época. (1904-1922).Ed.Continente. Buenos Aires. 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *