JULIO CORTÁZAR: REUNIÓN

“Nada podía andar peor, pero al menos ya no estábamos en la maldita lancha, entre vómitos y golpe de mar ya pedazos de galleta mojada, entre ametralladoras y babas…”  (Cortázar, J. Reunión. Todos los Fuegos el Fuego, 1966).

1.Contexto Histórico.

Transnoche de Julio en un departamento del distrito federal. Se bebe bastante Café y algún Whisky, también se fuma. Piensan en voz alta, y discuten a viva voz los revolucionarios exiliados cubanos, tras el fallido ataque al cuartel de La Moncada.

  Fidel Alejandro Castro había pisado tierra azteca, en Julio de 1955, a meses del golpe de Estado que terminaría en la Argentina, con el gobierno de Juan D, Perón. En un vuelo comercial, aterrizó un DC-6 en Mérida, para estar unos días en Veracruz. Luego, partió a la Ciudad de México, engañando a las autoridades, “descansar”, alegó un joven Castro de bigotes y 29 años. La historia estaba por comenzar. Se iba a terminar en Cuba la dictadura de Fulgencio Batista, sostenida y financiada por Estados Unidos.

2.De Regreso a Cuba.

Camilo Cienfuegos Gorriarán, otro de los fundamentales de la Revolución Cubana. Lideraba asambleas populares en 1948. Viajó en el Granma, en 1956. Aquí junto al Che.

Por las aguas del río Tuxpan, comenzó a navegar el Granma el 25 de Noviembre de 1956. Una lluvia fría caía sobre los cuerpos de Fidel y Raúl Castro, Camilo Cienfuegos, Juan Almeida Bosque, y Ramiro Valdéz, los fundamentales en un centenar de hombres. Navegaron, sorteando la luz de los faros y a la marina mexicana. Además de una tormenta, cuyas olas, hacían bambolear la barca, mareando y descomponiendo a gran parte de los hombres. Este primer exámen duró hasta el día 28, que ingresaron al Mar Caribe. Y aquí el relato mágico de Cortázar:

“Pero que tabaco ni tragos de ron en esa condenada lancha, bamboléandose cinco días como una tortuga borracha, haciéndole frente a un norte que la cacheteaba sin lástima, y ola va, ola viene los baldes despellejándonos las manos, yo con un asma del demonio y medio mundo enfermo, doblándose para vomitar como si fueran a partirse por la mitad”.

La maestría de Cortázar, hace narrar en primera persona a Ernesto Guevara, otorgando dramatismo, a una aventura, atravesadas por peripecias.

3.Cuerpo a Tierra.

El 2 de Diciembre de 1956, a un par de kilómetros de la Playa Las Coloradas, tocaron tierra. Es muy probable, que Cortázar haya recreado la escena tomando narraciones del Che. Una vez en la isla, el sacrificio continuará, tendrán que atravesar ciénagas, pastizales sucios, y hacer frente a los aviones del ejército de Fulgencio Batista, decididos a eliminarlos a todos.

Roberto me llevaba el Springfield para que yo pudiese inhalar adrenalina con la nariz casi al borde del agua, tragando más barro que otra cosa..”

El Guevara cortazariano cuenta de estar “liquidados por el barro”, y de “una jornada de batracios”. Se siente bien porque llegan a tierra firme, se hace de noche y en terreno seco mascan galletas y tratan de fumar un tabaco húmedo. Pero esto recién empieza hay que caminar por llano abierto, ver las primeras colinas por el norte. Nada está resuelto, Guevara deambula entre lianas, sapos, y una fiebre que le calma el asma. Ya no hay plan, el único plan es alcanzar La Habana. Avanzan hacia las sierra, y dice “seamos justos: algo se cumplía sincronizadamente, el ataque de los aviones enemigos”.

La noche del 8 denero de 1959, hace casi 60 años. Tras la entrada triunfal en La Habana el abogado y líder Fidel Castro hablándole al pueblo.

 

  Y el relato es trágico porque van cayendo la mayoría de los compañeros, entre ciénagas, barro, sangre y un árbol que lo protege, transcurre el relato. Es el bautismo de fuego real del Che y sus compañeros, lo que fue la Batalla de la Alegría del Pío. El sacrificio es tan grande, que el protagonista pierde la visión del tiempo:

  “Ya nadie se acuerda cuanto duró el tiempo lo medíamos por los claros entre los pastizales los tramos donde podían ametrallarnos en picada, el alarido que escuché a mi izquierda, lejos, y creo que fue de Roque…”

4.¿Porqué Reunión?

Ahí anda el médico revolucionario de familia aristocrática, nacido en Rosario, de infancia y adolescencia en Alta Gracia, para curar su asma. Que emprende un viaje iniciático por la América profunda a principios de los 50´. Cortázar juega, con la Reunión. Al desembarcar producto de los ataques iniciales, se han separado dos grupos. Uno al frente de Guevara, y el otro comandado por Luis, (nombre ficticio). Reunirse en sierra maestra es sinónimo que la cosa salió bien. Pero el autor juega con Guevara, soliloqueando, hablando pasa sí, especulando con la muerte de Luis. En parte no lo quiere creer, porque si Luis está muerto, tal vez todo el esfuerzo se perdería en vano.

Notable relato, que expone el sacrificio, las peripecias, y que los convierte en humanos, demasiado humanos, a esos hombres que dudaban si podrían. Si finalmente un ejército, romántico, aventurero e irregular, triunfaría no sólo sobre Batista, sino sobre el Imperialismo Yanqui.

Y vaya, si pudieron…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *