Juan Lavalle en la Literatura Argentina.

«Si dios le presta la vida/ y la espada a San Gabriel/ iré a buscarlo a Lavalle/ pa´pelear junto a él.» (Copla que se cantaba en el norte argentino después de la muerte de Lavalle).

«Este es el romance de la muerte de Juan Lavalle./La historia de la larga retirada,
de un hombre atormentado/por el recuerdo y el infortunio».(Romance de la Muerte de Lavalle, -Sábato E.-Falú E.-).

1.Una novela olvidada.

 

                                                        Sobre Héroes y Tumbas-1961- es una parte de la vida descentrada de Ernesto Roque Sábato, sin que ello sea una calificación, sí una característica. Un Comunista expulsado, por cuestionador del Stalinismo, un científico que abandona su actividad por las letras, y como si fuese poco, un antiperonista, perseguido por el gobierno de facto de Pedro E. Aramburu. Será depuesto como director de la revista Mundo Argentino por denunciar los asesinatos de José León Suárez. Sábato con 50 años a cuestas, no daba paso firme en ningún ámbito.

                                                                   Se refugia entonces en su casa de Santos Lugares, y retoma unos papeles olvidados en, escritos en Italia en sus años juveniles. El texto en la actualidad ha caído en el olvido, sin embargo es una de las buenas obras de la Literatura Argentina. Es la historia de amor entre Alejandra Vidal Olmos, una chica que posee un pasado familiar sombrío, y algo perturbador, y Martín, un jóven que parece estar viviendo una crisis existencial, y tiene un pensar dubitativo; como su autor vive en la zozobra. Además la novela cuenta con una serie de tramas laterales, como el Informe sobre Ciegos, y en la segunda parte la descripción del bombardeo a la plaza de mayo,* sucedido durante el segundo gobierno peronista. Incluso las acciones transcurren en aquellos últimos años, 1953 y 1955. Es en septiembre, que se realizará un golpe de estado contra Juan Domingo Perón, que había ganado legitimamente, por vía electoral en 1952.

 

 

2. La Espada sin cabeza.

 

                                             lavalle1     Tiene 43 años, y la friolera de 105 batallas por la independencia Argentina y de América, junto a José de San Martín y al venezolano Antonio José Sucre.

          Con este último realizó la gesta en tierras ecuatorianas, venciendo al ejército realista con sólo dos muertos. Era el comandante de caballería. De la hazaña lleva su apodo, el león de Riobamba. Transcurre el año 1840, y en un barco francés Juan Galo de Lavalle, desde la isla Martín García viajará a Entre Ríos. Al mando de un ejército opositor decide derrocar a la «tiranía»- según los unitarios- de Juan Manuel de Rosas. Esta vez la osadía, le saldrá cara, la pagará con su vida.

                                                                Es un hombre impulsivo, le hierve la sangre en sus venas, una década antes había fusilado sin piedad a Manuel Dorrego. Además es gaucho, un jinete de nuestras pampas, Sarmiento en su Facundo sentencia «el instinto gaucho se abre paso por entre la coraza y las charreteras«, después dice, «es el más valiente oficial de caballería». Ergo Lavalle es puro instinto, irracional y gobernado por sus impulsos. Es la barbarie para Sarmiento, un gaucho a caballo. Por su accionar intempestuoso lo llamarán la espada sin cabeza.

                                                            Juan Lavalle, un caudillo sin mediastintas, como cuando llega cabalgando paralelo al río Albigasta a la Capital de Catamarca, en enero de 1841. Las órdenes eran las siguientes, aquel llanero riojano que desistiera o abandonara el campo de batalla sería fusilado sin atenuantes. Tenía fe en sí mismo, lo esperaba el ejército rosista al mando de Manuel Oribe. Comenzaba una vez más, la guerra civil en la Argentina del siglo XIX.

                                                     ¿Cómo se inserta Juan Lavalle en la novela escrita por Ernesto Sábato?. La respuesta la tendremos en la siguiente entrega.

                                                            Continuará…

 

Notas y Fuentes:

*El 16 de Junio de 1955 el Batallón de Infantería de marina y la Brigada Aérea opositores al gobierno de Juan Perón atacaron a civiles indefensos en la Plaza de Mayo y alrededores. Las bombas y las ametralladoras disparadas desde los aviones ocasionaron cientos de muertos, aunque no se conoce la cifra exacta. Nombres como el contraalmirante Samuel Toranzo Calderón, y el General Justo Bengoa, son algunos, de los cómplices e implicados en esta masacre.

-Luna. F. Historia Integral de la Argentina. Conservadores y peronistas. Ed. Planeta. Bs. As. 2010.

-Sábato. E. Sobre Héroes y Tumbas. Ed. Sol 90. Bs.As. 2000.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *