J.J de Urquiza contra el Liberalismo Porteño,-2-.

 

Una violenta campaña contra el caudillo entrerriano provocará una división que durará más de una década. La Confederación Argentina tenía nombres pesados en su contra; Sarmiento, Mitre y Alsina fueron los opositores implacables del proyecto del interior.

 

Un diario ¿Independiente?.

 

El Nacional Argentino. Apareció en las calles porteñas el 1 de mayo de 1852, y alejado del periodismo independiente fue un órgano de opinión de los intereses porteños.

el-nacional-argentino

                                                                Urquiza lleva las de perder, y los diarios juegan fuerte contra el caudillo. El Nacional, perteneciente al sector liberal, bajo la dirección del cordobés Dalmacio Velez Sarfield le dice a la opinión pública porteña acerca del Acuerdo de San Nicolás: “…sin precedentes legales, escondido estudiosamente del cuerpo legislativo, y que debía aparecer solo como documento oficial cuando se hallara en el pueblo el vencedor de Rosas”. Además el tratado era demostrado con el poder de las armas” 1. Es decir para los dirigentes porteños en San Nicolás se produjo una pantomima, algo realizado a espaldas de Buenos Aires, y que ya estaba decidido por el hombre que detenta el poder – Urquiza, el máximo exponente en Caseros– y que en caso de rebelión será defendido con las armas. Estos son los argumentos que recibe el hombre de a pie, y que justificará el levantamiento de septiembre de los liberales.

 

En la ciudad se reúnen para debatir que postura se toma en relación a lo acordado a la vera del arroyo San Nicolás.

 

En la legislatura…

 

¿Cómo se imaginan que eran las sesiones legislativas?

                                             En aquellos días de Junio una muchedumbre llena el recinto y las calles, en los atrios donde se vota hay gente armada con cuchillos y trabucos. A favor de las provincias declara Vicente F. López, el hijo del gobernador interino nombrado por Urquiza. Resulta un caos, la muchachada en el recinto vocifera, y López no puede argumentar. Sin embargo, “El heroe de la jornada es en cambio un militar de treinta años que comienza su carrera parlamentaria de vuelta de peregrinaciones que lo han llevado por Uruguay, Bolivia y Chile. Bartolomé Mitre quiere ser portavoz de una ciudad…”. 2

 

Un nuevo Rosas

¿Que dice Bartolomé Mitre, –liberal en franca disidencia con Urquiza– en la legislatura en junio de 1852?.

 

“¿Cuál ha sido esa idea?: la organización nacional. ¿Pero la organización nacional sobre que base? sobre la base de una dictadura irresponsable, que constituye el poder despótico; y al decir esto me encuentro naturalmente en el terreno de la verdadera discusión…” 3.

López y Planes, Gobernador Provisorio de Buenos Aires, cuando Urquiza intervino la provincia, vislumbrando la rebelión de los porteños.

                                   lopez_y_planes

                                               La situación se tensa porque el Director Provisorio de la Confederación, observa que los liberales porteños están desconociendo el pacto de organización en San Nicolás, y su autoridad. Urquiza toma cartas en el asunto; entonces, con el poder acordado de las provincias, interviene Buenos Aires, cierra la legislatura, y como gobernador interino nombra a su allegado, Vicente Lopéz y Planes. Y como si fuese poco reestablece el uso de la divisa punzó.

                               Al retornar de Chile, otro liberal, pero del interior, Domingo Faustino Sarmiento, dice: “Lo que más me llamó la atención (…) fue que el general Urquiza se había ocupado (…) en los alrededores de Montevideo en hacer sentir a los emigrados de Montevideo (unitarios) la necesidad de ponerse la cinta colorada” 4.

Así, como Buenos Aires no puede subordinar a las provincias en este proceso organizacional tras la caída de Rosas, y frente a la fuerza que ha tomado el caudillo del litoral, representante del proyecto federal, optará por separarse del país. El primer paso ya explicitado fue instalar que Urquiza era un nuevo déspota. Pactando con la mayoría de los gobernadores rosistas, y reincorporando el símbolo de la barbarie, la divisa punzó.

                                                                                La fractura entre las provincias y Buenos Aires está al caer, cuando Urquiza abandone la ciudad, la reacción porteña no se hará esperar.

 

 

Citas:

 

1.Lettieri. A. De la República de la Opinión a la República de las Instituciones, en Nueva Historia Argentina. Pág.115.

2.Dongui. T.H. Proyecto y Construcción de una Nación. Pág.45.

3.Luna. F. Grandes Protagonistas de la Historia Argentina. Pág.58.

4.Gorostegui de Torres. H. La Organización Nacional, en Historia Argentina 2.  Pág.86.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *