Facundo (II): One ne tue point les idées

«La frase no es de Fourtol, es de Volney. O sea dice Renzi, que la literatura argentina se inicia con una frase escrita en francés, que es una cita falsa, equivocada. Sarmiento cita mal» (Piglia. R. Respiración Artificial).

Retomando a Facundo.

                                                     Comprender la cita de Sarmiento escrita en francés, es condición para ser civilizado. Sin embargo cuando Sarmiento hace alarde de erudito, y de manejar la cultura europea, de exhibir su conocimiento, erra. Ya que se la adjudica a un autor equivocado. Entonces el escritor sanjuanino muestra su barbarie, su incultura. 

Continuando con el texto, veremos que lo culto y lo bárbaro está atravesado por la geografía de nuestro territorio.

 

                                                                       II

Buenos Aires culta y Provincias bárbaras:

 ¿Qué plantea el libro en relación a Buenos Aires y el interior del país?

 

                                                    En el Capítulo VI, aparece una descripción de La Rioja, y en el Capítulo VII, que se titula Sociabilidad, se retrata a Buenos Aires y Córdoba. Entonces el eje dialéctico es el siguiente: La Rioja es una provincia bárbara, y Buenos Aires, y Córdoba son provincias civilizadas. Acerca de la Rioja escribe: «El aspecto del país es desolado: el clima abrasador, la tierra seca y sin aguas corrientes (…) he tenido siempre la preocupación de que el aspecto de Palestina es parecido al de La Rioja…» 1

                                                Aquí hay una comparación de nuestra tierra con el Asia, que prosigue con la descripción de los campesinos riojanos, «Lo que más me atrae a la imaginación estas reminiscencias orientales es el aspecto verdaderamente patriarcal de los campesinos de la Rioja». 2  

Para el autor del Facundo la inmensidad pampeana era el desierto. años más tarde se preocuparía por construir escuelas e instruir a los bárbaros pobladores de la campaña.

                                                 Los hombres en esta provincia usan la barba como los habitantes de los pueblos inmemoriales de oriente. Es una provincia donde viven llanistas, que según el autor son desgraciados, miserables y bárbaros. En cambio en el otro eje se encuentra Córdoba, que tiene problemas porque lucha con el escolasticismo, aunque debe rescatarse, ya que allí se fundó la gaucho-2primera universidad del país.

                       Córdoba tiene la mano docta, y por las aulas de su Universidad pasaron ocho generaciones de doctores, entonces no hay barbudos y bárbaros, tampoco una vegetación parecida a la encontrada allende al Jordán, como existe en el cuyo.

                                       Por último Buenos Aires, la culta que recibe las mayores influencias de Europa en todo el continente Hispanoamericano.«El contacto con los europeos de todas las naciones es mayor aún desde los principios que en ninguna parte del continente (…) la desespañolización y la europeificación  se efectúan en diez años de un modo radical «. 3

Sarmiento piensa que Rosas es el reemplazante de Facundo, «un tirano sin rival hoy en la tierra». Contra él se escribe este texto fundante en términos históricos-literarios.

                                 juan-manuel-de-rosas-retratoEntonces, la ciudad puerto es la única que entendió que hay que europeificarse, imbuirse en el espíritu europeo, pero alejarse de atrasada España, de su religión, de su monarquía, y de sus costumbres, lamentablemente para el autor, arraigadas en nuestros gauchos. Por último culmina diciendo:«No hay más que tomar una lista de vecinos de Buenos Aires para ver como abundan en los hijos del país los apellidos alemanes, ingleses, franceses, italianos«. 4  Esto es la civilización, los hijos del viejo mundo que son ciudadanos en Buenos Aires, no la bárbara La Rioja, tampoco San Juan, San Luis, Tucumán y Santiago del Estero. Incluso Buenos Aires está a la deriva porque la gobierna Juan Manuel de Rosas, que le ha dado entidad a los sectores populares, así dice, «Los negros ganados así para el gobierno ponían en manos de Rosas un celoso espionaje en el seno de cada familia (…) excelentes e incorruptibles, soldados de otro idioma y de una raza salvaje.» 5

                                                   En definitiva Rosas es un Maquiavelo, que instala un clima de delación y terror de los opositores. Representa a la culta Buenos Aires, que no tiene llanistas y pastores, sino ingleses y alemanes, y que por su puerto recibe las mejores influencias de Europa. No así el interior, atrasado, bárbaro e inculto, producto de una ambiente más parecido a cualquier reducto asiático que a una ciudad europea.

                                                                            Continuará…

Citas:
 1. Sarmiento. D.F. Facundo. Civilización y Barbarie. Pág. 81.
 2. Ibídem. Pág. 82.
 3-4. Ibídem. Pág. 98.
 5. Ibídem. Pág. 200.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *