Ernesto Sábato: Una tumba para Lavalle.

“Porque es como decir a esta tierra, esta tierra bárbara, regada con la sangre de tantos argentinos. Esta quebrada por la que veinticinco años atrás subió Belgrano con sus soldaditos improvisados (…) por una patria que todavía no sabemos claramente qué era, que todavía hoy no sabemos qué es…” (Sábato, E. Sobre Héroes y Tumbas, pág. 474).

1. patricio olmos

 

 

sabato

                                                         Cuenta uno de los personajes de Sobre Héroes y Tumbas en el Capítulo XII, ” Ciento setenta y cinco hombres, rotosos, desesperados, perseguidos por las lanzas de Oribe, huyendo hacia el norte por la quebrada, siempre hacia el norte…” 

¿Quiénes son estos hombres, soldados de un ejército fracasado, que perdieron en la Batalla de Quebracho Herrado?. Ahora lo veremos; sentado y dormitando, al personaje lo asaltan los recuerdos de su abuelo en Octubre de 1840, y dice:

“Sí, quedan treinta y cinco leguas. Tres días de marcha a galope tendido por la quebrada. (…) Desde Jujuy hasta Huancalera. Nada más que cuatro, acaso cinco días más de galope, si tienen suerte. En la noche silenciosa se pueden oír en los cascos de la caballada fantasma. Siempre hacia el norte.”

                                                               El que narra es el abuelo de Alejandra, Patricio Olmos que cabecea y dormita con la mandíbula caída, después se despierta y rememora los momentos del alferéz Celedonio Olmos, como soldado bajo las órdenes de Juan Lavalle. Los relatos suceden en una casona lúgubre, ubicada en Barracas. La novela tiene un ambiente gótico, incluso por el caserón deambula el “Tío bebé“”, un loco que aparece repentinamente, y pasea por las habitaciones. Alejandra, entonces representa lo extraño, la cuestión impulsiva, irracional. También la locura, tengamos en cuenta el trágico final de la novela. Por el contrario, el joven enamorado Martín es el que se angustia y reflexiona, sufre. Es una especie de joven Werther, que cavila, mientras camina por las calles de Buenos Aires: Isabel La Católica, Montes de Oca, o Martín García. A nuestro entender la obra tiene características del romanticismo del siglo XIX.

 

 

 

Los Cadillacs y un tema basado en Sobre Héroes y Tumbas. se proyectan imágenes del Parque Lezama, lugar geográfico, donde transcurren parte de los encuentros de Alejandra y Martín.

 

 

 

2. el largo adiós.

 

ejercito-lavalle

 

                                                                “Aquella tarde de 1825 en que lo conocí y me pareció un águila imperial, al frente de su regimiento de coraceros. Y entonces marché con él a la guerra del Brasil. (…) Y ahora, después de ochocientas leguas de tristeza, ahora marcho al lado de su cuerpo podrido, hacia la nada…”

                                                                      Sábato sutilmente hace una analogía, tiempo de guerra en el siglo XIX, entre Unitarios y Federales, aunque la novela transcurre- 1953/1955 en un momento conflictivo del país: disputa violenta entre el peronismo y el antiperonismo. En ambos tiempos históricos habrá muertos y fusilados.

                                                                         Así el autor construye una trama lateral, se cuela la voz del tatarabuelo, Celedonio Olmos es un integrante del ejército derrotado, casi fantasmal de Lavalle. Ellos trasladarán el cadáver de su jefe de Jujuy hasta Bolivia para que no caiga en manos del enemigo. Leguas y Leguas cabalgan desde la Quebrada al Alto Perú, con el cadáver putrefacto. Esto que parece una invención del escritor es parte verídica de la historia argentina. Incluso el texto menciona a Pedernera, en la realidad el general Juan Esteban Pedernera que tuvo una dilatada trayectoria en la Independencia Argentina.

Con los rayos del sol de octubre sobre sus espaldas y con Oribe pisándole los talones, iba la patrulla pérdida. El objetivo era salvar los huesos y la cabeza de un héroe de la patria, que se había sublevado a Juan Manuel de Rosas. Parece ficción, pero sucedió, y lejos de personajes de Sábato eran hombres de carne y hueso. En la escritura del autor imaginemos por un momento la situación:

                                                        “El frío de la noche congela el pus y detiene el ejército de gusanos. Y nuevamente el día, y los tiros de retaguardia, la amenaza de los lanceros de Oribe. El olor, el espantoso olor del general podrido.La voz que ya canta en el silencio de la noche:

Palomita blanca, vidalitá/ que cruzás el valle/ vé a decir a todos, vidalitá/ que ha muerto Lavalle.

Una prueba más que por los intersticios de la ficción se entromete la realidad, en un país que tiene y tuvo personajes y hechos que parecen salidos de la imaginación. Casi conviven realidad e irrealidad, de tal manera que muchos acontecimientos actuales y del pasado no parecen ciertos, son casi fantásticos.

 

Fuentes: 

-Saldías, A. Historia de la Confederación Argentina. TII. Ed. Clío, Bs. As. 1975.

-Sábato, E. Sobre Héroes y Tumbas. Ed. Sol 90. Bs. As. 2000.

3 Comments

  1. Me dejan.ganas.de.saber algo mas.de.Pedernefa.ahora!! Excelente.articulo, me pare e muy edificante.eso.de.acercar la lhpa a un.segmento de una novela que lei hace.un monton y no la tenia presente. Un placer la.lectura!

  2. Me dejan.ganas.de.saber algo mas.de.Pedernefa.ahora!! Excelente.articulo, me parece muy edificante.eso.de.acercar la lupa a un.segmento de una novela que lei hace.un monton y no la tenia presente. Un placer la.lectura!

    • Es una gran novela, injustamente olvidada, en mi humilde entender. Increíblemente, Sábato no cuenta una ficción, es preciso, tanto que alude a un tipo que estuvo siempre con Lavalle, José Pedernera. En fin, se agradecen los elogios!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *