E. S Discépolo: La Poesía Cruel-2-.

 

“En tu mezcla milagrosa /de sabihondos y suicidas/ yo aprendí filosofía…dados…timba/ y la poesía cruel/ de no pensar más en mí.” (E.S.Discépolo, Cafetín de Buenos Aires, 1948).

 

1. Querer sin Presentir.

 

ENRIQUE ARMABA ALGUNAS MELODÍAS COMO PODÍA NO ERA MÚSICO.PERO SU POÉTICA LO HACÍA UN LETRISTA DE LIGAS MAYORES. ALGUIEN GENERADOR DE VERSOS QUE ENCIERRAN PESARES DEL ALMA HUMANA.

 

“Uno, busca lleno de esperanzas/ el camino que los sueños/ prometieron a sus ansias”

                                       Es decir, hay una etapa de juventud, en que uno cree, que tiene sueños, y emprende un camino en relación a lo que desea, a lo que ansía. Pero después empieza el desencanto, la vida es dura y que ocurre:

“Sabe que la lucha es cruel y es mucha/ pero lucha y se desangra por la fe que lo empecina./Uno va arrastrándose entre espinas/ y en su afán de dar su amor…”

                                     Uno se desangra luchando, por lo que desea, deja la vida, diríamos. Pero hay algo peor, uno se arrastra con tal de amar, de ser amado. Y esto de ser amado, reconocido es fuerte en él, en Enrique Santos Discépolo. Porque cuando la gente empiece a destratarlo, a odiarlo por adherir al Peronismo, el sufrirá en demasía. Tanto que se enfermerá, y casi, según los biógrafos es un elemento central que lo conduzca a su muerte en 1951.

                                         Ahora estos son los versos del tango Uno, escrito a fin de la década infame, en 1943. La música la produjo uno de los grandes intérpretes tangueros del país Mariano Mores. Un tango desgarrado que habla del desamor, del beso que no llega, un engaño amoroso, y uno termina vacío de llorar tanta traición. Sin embargo Discépolo conoció el amor.

Tania. Vivió 90 años, había nacido en Toledo. Cantaba tangos en Cabarets. La mujer de fierro de Discepolín.

Tania y Discépolo

                                     Un tímido, narigón y esquelético muchacho entra al Follies Bergere, un cabaret de Diagonal Norte. . Una mujer salió a escena cantando con un cigarrillo en la derecha y una pluma de avestruz en su cabeza. Corría el año 1927, Estados Unidos era el frenesí del consumo, los surrealistas europeos bebían y amaban, perdían el tiempo en contra de la sociedad productiva y capitalista. El muchacho se enamoró esa noche. La invitó un trago, y se quedaron hablando hasta las cuatro de la mañana. Ana Luciano Divis, alias Tania, quedó encantado con ese flaco bohemio, de traje modesto, sombrero panamá y risa intempestiva. Lo impactó tanto a “la gallega” como solía decirle él, que después de aquella noche no se separaron más hasta su muerte.

                                         Última reflexión de este tango, la experiencia tiene un Karma, uno presiente que va a pasar, lo vivído cuenta, y uno la sabe lunga. Entonces se va acabando la esperanza, y la fe, porque uno presiente que la cosa se desploma. sea un trabajo, un proyecto político o una relación de pareja. Por ello nuestro compositor dice:

“Si yo pudiera como ayer/ querer sin presentir”.

Claro, si yo pudiera hoy, como en mi juventud, querer ciegamente, tener fe, y esperanza, con ingenuidad. o por lo menos más inconcientemente; sin presentir que todo se va al diablo. Sería más feliz, felicidad que hoy no tengo porque la experiencia me ha echo vislumbrar el naufragio. Esa profundidad alcanza la letra de Uno. Por lo menos desde nuestro análisis.

 

 

2. Napoleón, Carnera y San Martín.

 

                               Ahora, el tango de la crisis de valores, del derrumbe argentino, y del mundo. Versos que caracterizan la crisis de la década infame es Cambalache. Tango de 1934, cuando el fraude electoral era moneda corriente, y gobernaba, el militar Agustín P. Justo. Observemos el nivel de desencanto, que el autor comienza diciendo,

“El mundo fue y será una porquería/ ya lo sé/ en el quinientos seis y en el dos mil tambien”.

                                          Digamos, no es nostálgico, el mundo no era mejor ayer, es tan porquería ayer como hoy. El mundo es un despliegue de maldad insolente, dice Discépolo. Y que razón entre 1914 y 1945 hubo dos guerras mundiales, una guerra España, y una bomba atómica arrojada sobre Japón. Violencia y muerte Nazismo, y Fascismo. Los males de hoy presentes, “el que no llora no mama” y “el que no afana es un gil”.

Primo Carnera. Campeón italiano de peso pesado. Su excelso físico lo llevo a protagonizar en los 50´ el film Frankeistein.

Primo-Carnera

                                                     Finalmente es interesante la tercera estrofa del tango, la vida es una vidriera irrespetuosa de los cambalaches. ¿Porque?. Bueno porque para Discépolo se mezcla todo, y veamos. Muchos pensaron que se hacía alusión al músico Stravinsky, pero no Serge Stavisky es el hombre. Un ucraniano estafador, nacionalizado francés. Estafó con apoyo político al municipio de Bayona en más de 200 millones de francos. Al lado de este inmoral, está Don Bosco, el fundador de la comunidad salesiana. Y casi codiandose La Migñon, que no es alguien real sino un apodo de una prostituta de un cabaret porteño.  Y miren como termina esta mescolanza. Juan Galuffi, siciliano llegado a la Argentina en 1910, y convertido en el Al. Capone argentino. Residía en la ciudad de Rosario de los años 30´. Su apodo era Don Chicho.

Junto a Napoleón, esta Primo Carnera. Un udinese que a los 18 años pesaba más de un centenar de kilos, y medía dos metros. Un boxeador campeón de peso pesado en 1933. Él, según Cambalache, está empardado con San Martín. Y todo es igual y nada es mejor. Lo mismo un burro que un gran profesor.

Enrique Santos Discépolo, murió en la navidad de 1951. sin él, el mundo era más feo. Una porquería en el 506, en el 2000, y tal vez hoy también.

Fuentes:

-Discépolo. E. S. ¿A mí me la vas a Contar?. Ed. Terramar. Bs.As. 2009.

-Luna. F. Historia Integral de la Argentina 9. Conservadores y Peronistas. Ed. Booket. Bs.As. 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *