Borges-Bioy : Una mirada antiperonista -2-.

Y entonces fui comprendiendo lo que había pasado: la Revolución* había triunfado (…).Y luego recuerdo una mañana confusa y feliz, una mañana de lluvia. (…) habíamos llegado de nuevo a la calle Santa Fé, que yo estaba afónico de tanto gritar ¡Viva la Patria!. (Jorge L. Borges entrevistado por Fernando Sorrentino, 1974).

1- La Fiesta del Monstruo: ¿El Matadero del siglo XX?.

 

el-matadero

 

                                                         Hay un texto crucial de nuestra Literatura escrito en 1840. Es una expresión de repudio a Juan Manuel de Rosas. El tirano para los jóvenes románticos de la generación del 37´, que ejerce su autoritarismo mediante un grupo de tareas, la mazorca. El libro es El Matadero, de Esteban Echeverría. En el desenlace un grupo de federales mazorqueros matan a un unitario *. La chusma del Matadero grita ¡Viva Matasiete!, mientras éste, líder y matón federal, se acerca a caballo. Minutos después se ata a una gran mesa al cajetilla. El relato deja entrever que se avecina una escena de tortura. El autor deja muy claro el papel bárbaro de los adherentes a Rosas, contra el opositor unitario.

Muchedumbre vitoreando en la asunción del gobierno militar tras el derrocamiento sucedido el 16 de Septiembre de 1955.

revolucion-1955

                                                         

   

         

           El paralelismo que hacemos es el siguiente: en el relato que analizamos los peronistas asesinan al muchacho judío. El Nene Tonelada, (Podemos entenderlo como él Matasiete en la obra de Echeverría), lo empuja a un descampado y comienzan a pegarle a la víctima. Culminarán matándolo a piedrazos. “Yo me calenté con la sangre y arrimé otro viaje con un cascote que le aplasté la  la oreja y ya perdí cuenta de los impactos”. La sangre lo excita al narrador como si fuesen animales hambrientos, deseosos de su presa.. Ahora observemos estas líneas del Matadero, “toda aquella chusma cayendo en tropel sobre la víctima como los caranchos rapaces sobre la osamenta de un buey”. La simetría  es clara entre un texto y otro. No son personas, son fieras, actúan como salvajes. Esto es lo que transmite Borges, ya no el de la generación del 22´sino el inquisidor de la política nacional-populista.

                                     La escena es: los peronistas matan a golpes y piedrazos a un judío indefenso. El detalle no es menor, ya que provoca un imaginario que se escucha actualmente: el peronismo es nazi, su máximo líder adhirió al Nazismo, por ello en este cuento muere un judío a manos de sus adherentes. Como la Confederación Rosista es un Matadero, la Argentina Peronista es bárbara, inicivilizada y violenta contra los opositores. Termina esta escena tremebunda diciendo: “Te lo juro Nelly, pusimos el cadáver hecha una lástima. Luego Morpurgo (Aclaración: otro personaje), para que los muchachos se rieran, me hizo clavar la cortapluma en lo que hacia veces de cara”.

2- Conclusión.

                                                Finalizamos, Borges y Bioy Casares se proponen mostrar al peronismo como una banda de rufianes, ignorantes, y más: asesinos. Existen prejuicios de clase, y puede leerse en clave de Civilización-Barbarie. Los libros bajo el brazo los porta el judío, allí está la cultura. Este chico es el unitario de El Matadero. En cambio las alpargatas bárbaras las porta Morpurgo, El Nene, Grafunkel, el colectivero y toda esa masa, esa muchedumbre. Ellos, son los peronistas que incendian y matan. También, de acuerdo a nuestra idea, matan los mazorqueros rosistas del cuento del jóven Echeverría.

                                               En el último párrafo del cuento llegan a la Plaza, y esta narración culmina con una imagen muy actual. Aún aceptando el sentimiento personal, y sin entrar en una polémica sin sentido, pensemos lo que molestaban las cadenas nacionales del último gobierno peronista, en estos años. Además desde La Fiesta del Monstruo podemos repensar la cuestión del otro. La mirada que los autores en este caso tienen sobre la otredad. Incluso nuestros propios prejuicios, y estigmatizaciones sobre “el otro” como lo distinto.

                                            Resume el colectivero todo lo que pasó, “Nos puso en forma para lo que vino después la palabra del Monstruo. Estas orejas la escucharon, gordeta, mismo como todo el país, porque el discurso se transmite en cadena”. Es decir hasta los opositores se lo tienen que bancar porque la cadena nacional así lo dispone.

Notas y Fuentes:

 

*Observemos que la Historia Oficial le llamó Revolución Libertadora al Golpe de Estado militar realizado en 1955 contra el gobierno democrático de Juan D. Perón. Jorge L. Borges en esta declaración incurre en el mismo yerro conceptual.

*Cómo en La Fiesta del Monstruo se describe al muchacho judío, Echeverría describe al unitario que llega al matadero, Pág. 111 y 112: Era éste un jóven (…) de gallarda y buen apuesta persona…” Y cuando ve enfrentarse al unitario con los mazorqueros, dice: “echa maquinalmente la diestra sobre las pistoleras de su silla inglesa..”. Este no es un detalle menor; es un cajetilla. Los peronistas dirían es un oligarca con silla inglesa.

 

-Borges, J.L. Obras Completas I. Ed. Emecé. 2007.

-Echeverría. E. El Matadero. Ed. Terramar.2006.

-Lafforgue, M. Antiborges. Ed. Vergara. 1999.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *