Barranca Abajo: La Modernidad vs. Don Zoilo.

¿Sabe lo que debí hacer, sabe lo que debí hacer?. Buscar a su padre, a los jueces, a los letraos, juntarlos a todos ustedes, ladrones, y coserles las tripas a puñaladas. ¡Pa escarmiento de bandoleros y saltiadores!. (Don Zoilo a José Luis. Fin del Primer Acto, Barranca Abajo, Pág. 29).

 

1. Juan Luis y Don Zoilo.

 

                                                        Juan Luis, encarna a la modernidad, Don Zoilo a la tradición, a lo antiguo, lo que ya quedó en el tiempo. Juan Luis la sabe todas, es el que viene a “torear” a Don Zoilo. No sólo eso, sino corteja, con Prudencia, quien es muy rebelde con su padre. Además representa el poder económico, porque ahora Juan Luis se ha enriquecido, ya que es un joven que entiende los beneficios de “la tablita” que le permite quedarse con el campo del paisano Zoilo.

                                                          Don Zoilo vive junto a su esposa Dolores y Prudencia y Robustiana sus hijas. Aniceto es el ahijado de Zoilo y tal vez el personaje más fiel al veterano jefe de familia. Florencio Sánchez escribe en un lenguaje rural ya perimido para la época e incluso el personaje de Don Zoilo, es un gaucho honesto, pero que ha perdido autoridad, ¿Porque?. Por que ya es actor social menor, en relación a Juan Luis. jóven, con ideas renovadas, ventajero y nuevo rico. Su hija mayor Prudencia y Dolores-esposa- lo tratan como un viejo mañero, y terco que no se adapta al progreso.La casa es vieja pero está en buen estado y el campo se viene abajo, en el segundo acto a Zoilo, se le mueren los animales, por no tratarlos con un veterinario. Ninguno está convencido que el especialista hubiese salvado a los animales, y se dice de una anterior intervención del veterinario, “cuando vino el engeniero ese pa probar el remedio, se murió -el animal-medio rodeado de mestizas en la estancia grande; ¡Bah!…Ese franchute no más ha de haber sido el que trujo la epidemia!. “Pa mí que ese remedio no los cura!. Alega otro personaje, en relación a un remedio casero, elaborado por Aniceto y Don Zoilo. El veterinario representa la ciencia, y la técnica. Don Zoilo lo empírico, lo intuitivo, la Argentina que ya fué.

                                                       El viejo campo de escasa extensión, sin volumen de siembre, con pocos animales, y dirigido por la intuición del jefe de familia, está acabado.

 

2. ZOILO, UN PAISANO ESTAFADO.

 

Escena correspondiente al ACTO II, de la obra del oriental Florencio Sánchez, en el Teatro Apolo, ubicado en Corrientes y Talcahuano. Barranca Abajo, estrenada en 1905.

Estreno

                                                    El sargento Martín, el comisario Gutierrez, el estanciero Juan Luis, forman parte de la trama fraudulenta de la República Oligárquica, en la cual las clases populares no tienen derechos políticos, ni económicos.

                                                 Al final del primer acto, el viejo gaucho cita al joven enriquecido, y le “canta las 40”, por decirlo así, le deja en claro la situación de injusticia que lo somete. Analicemos;

ZOILO: “Usted sabe que esta casa y que este campo fueron míos; que los heredé de mi padre y que habían sido de mis agüelos…¿no?. Que todas las vaquitas y ovejitas esistentes en el campo, el pan de mis hijos, los crié yo a juerza de trabajo y de sudores..”

JUAN LUIS: lo interpela “No sé porque viene eso, francamente”. Zoilo,  continúa y deja su parecer, ” Un día se les antojó a ustedes que el campo no era mío, sino de ustedes; metieron ese pleito (…) y cuando quise acordarme amanecí sin campo, ni vacas, ni ovejas, para amparar a los míos..”

                                                  Puede leerse entre líneas como lo legal, ampara al poder en detrimento de los sectores con menos recursos, como el accionar de Juan Luis, desde la tablita hasta el reclamo judicial está dentro del marco legal, pero es inmoral, en perjuicio de Zoilo, el esteotipo del gaucho perdedor, aquel que no sabrá defenderse.

Barranca Abajo, llenaba las salas. Había terminado el segundo gobierno de Julio A. Roca,.el militar que consolidó la formación del Estado-Nación en 1880, Aquí, la parodia de Caras y Caretas, para el “conquistador del desierto”.

CarasyCaretas

                                               

                                              El autor también le agrega el drama personal del paisano, ya que convencen a la familia, que abandone a Zoilo que ya no puede darle la vida que merece a su esposa e hijas. El viejo es honesto, pero al ser pobre, y en decadencia, está en desgracia. Esto parece decirle en la escena 16 del segundo acto, el sargento Martín, que por orden de Gutiérrez- Butierrez para Zoilo– quiere llevarse preso al viejo. ¿Porqué?.

En tiempo previo a la Ley Saenz Peña, se reclutaba a la gente para ir a votar, en épocas que el voto era a viva voz, y resultaba fácil intimar a alguien para que vote aún, en contra de su voluntad.

ZOILO: ¡Callá esa lengua vos! Vamos a ver un poco; ¿no estás equivocado? ¿Vos sabés quién soy yo? ¡Zoilo Carabajal, el vecino Zoilo Carabajal!

SARGENTO: Sí, señor. Pero eso era antes, y perdone. Aura es el viejo Zoilo, como dicen todos.

ZOILO: ¡El viejo Zoilo!

SARGENTO: Sí, amigo; cuando uno se güelve pobre, hasta el apelativo le borran.

ZOILO: ¡El viejo Zoilo! Con razón esa mulita de Butiérrez se permite nada menos que mandarme a buscar preso. En cambio, él tiene aura hasta apellido… Cuando yo le conocí no era más que Anastasio, el hijo de la parda Benita. ¡Trompetas! [A voces.]¡Trompetas! ¡Trompetas, canejo!

En el final se derrumba definitivamente la situación de Don Zoilo, Robustiana, su hija más leal muere tísica, su familia lo abandona y con maestría Florencio Sánchez narra en forma de elipsis, el suicidio del personaje. Tal vez la metáfora de la muerte de un sector de la Argentina, el sector minifundista.

FUENTES:

-Sánchez, F. Barranca Abajo. Ed. Atlantics News. Buenos Aires. 2000.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *