Barranca Abajo -2-: Sánchez y el drama de Don Zoilo.

Zoilo: ¿Sabe quien soy yo?. ¡Don Zoilo Carabajal, el vecino Don Zoilo Carabajal!.

Sargento: Sí señor. Pero eso era antes, y perdone. Aura es el viejo Zoilo, como dicen todos. Zoilo: ¡El viejo Zoilo!. Sargento: Sí, amigo; cuando uno se güelve pobre, hasta el apelativo le borran. (Escena XVI, Segundo Acto, Barranca Abajo). 

1.Obra y Contexto.

                                                A principios del siglo XX, La Pampa fue escenario de un desarrolllo económico, muy importante. Las exportaciones de carne, y las cosechas record en toneladas de maíz, lino y trigo, convirtieron a la Argentina en el “granero del mundo”. Al ritmo de este auge económico, se consolidó cierta estabilidad política, lograda en el último cuarto del siglo XX. Las derrotas del caudillo Ricardo López Jordán*, y la de Aparicio Saravia, junto al fin de las montoneras de Peñaloza y Varela son fundamentales para entender este proceso. La clase terrateniente encuentra “orden” en este mundo rural, con los gauchos convertidos en peones. Es el poder central de Buenos Aires, y de la República del Uruguay, que vencen a los proyectos federales e imponen el modelo agroexportador, la gran estancia, y la producción agrícola-ganadera son los pergaminos para la inserción al mundo Capitalista.

Otro elemento es el mejoramiento de la tecnología agrícola- segadoras, trilladoras y arados- que mejoran la velocidad de producción y recolección. La consecuencia es que esta tecnificación genera menos mano de obra, con la consiguiente desocupación.

                                     Finalmente, esta transformación sucede junto a la concentración de la tierra, haciendo aún más ricos a la clase latifundista. Cuenta en su trabajo el historiador inglés David Rock, “A comienzos de la década de 1880-1890 los precios de la tierra en las provincias de Buenos Aires eran cuarenta veces mayor que en el interior…” .1 Y luego agrega, “Las grandes estancias sobrevivieron y continuaron expandiéndose a traves de las fronteras”. Queda claro el cambio se efectuó a favor de los que más tenían

Una de las voces más representativas de la canción rioplatense, Alfredo Zitarrosa, y una milonga dedicada al caudillo Aparicio Saravia, en uno de sus versos alude a Florencio Sánchez.

 

2. El Conflicto Central.

                                                  Este esquema sucede en todo el Río de la Plata, donde los campos pequeños, sucumben ante la gran estancia. Ya no se puede producir de la misma manera sin la tecnología, y los métodos de profilaxis que requiere el ganado, mucho más refinado que hace medio siglo atrás.

                                                             Metiéndonos en la obra teatral, Barranca Abajo es un drama en tres actos, una tragedia personal y rural. El protagonista Don Zoilo, es un gaucho viejo y rebelde, no aggiornado a los nuevos tiempos. Sus hijas y mujer son el contrapunto, aceptan los cambios y toman a Don Zoilo por hosco y resistente al nuevo mundo.

                                                Lo siguiente no se aclara en la obra, pero puede inferirse como contexto de la misma; la devaluación provocada luego del colapso económico-financiero durante la presidencia de Miguel Juárez Celman**, hace que una deuda sea impagable.Don Zoilo, aún vive en el campo, por gentileza de José Luis, un jóven estanciero, avivado e hijo de los nuevos tiempos. Es clave en la obra, Don Zoilo encarna el ruralismo, que murió, José Luis se presenta siempre como lo que viene, lo moderno, el futuro.

 

Notas y Citas:

1.Rock. D. Argentina 1516-1987. Desde la Colonización española hasta Raúl Alfonsín. Alianza Editorial. Bs.As 1999.Pág. 167.

*Ricardo López Jordan. Caudillo entrerriano perdió una de las últimas revoluciones gauchas, en 1872, uno de sus soldados era José Hernández, el autor del Martín Fierro. Domingo F. Sarmiento, siendo Presidente pidió su cabeza.

**Puede leerse acerca de la crisis económica de 1890, http://www.relatosdelsur.com/1890-la-bolsa-y-la-fiebre-del-oro-parte-uno/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *