Barranca Abajo -1-: Sánchez contra los Estancieros.

1. Anarquista y Montonero.

 

                                              Un sol de mediodía cae perpendicular e implacable, contra una de las tolderías en los campos de Coronilla. Se agolpa el centenar de hombres para escuchar al caudillo que está contra el gobierno de los colorados-los unitarios en Uruguay-. Se seca el sudor de la frente, y con voz grave grita, “Este es un gobierno que nos degrada ante propios y extraños”. El gauchaje vitorea, y la proclama culmina con guapeza, ¡Revolución o Muerte!. Mil hombres armados darán una de las últimas batallas del interior federal contra el centralismo. Aparicio Saravia1 –Rostro de la imagen de la publicación-.tiene 40 años y una barba a lo Leandro N. Alem, el orador de la toldería está cansado de esperar las promesas del gobierno colorado, cansado del aristócrata Juan Idiarte Borda. Tras unos meses de cabalgar por las pampas de Villa Ceballos- actual departamento de Rivera- el millar de hombres se arman para enfrentar al Ejército. La Revolución de 1897 será uno de las últimos intentos del Partido Blanco-federal- de imponerse por las armas.

                                                                         

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

El Florencio Sánchezprotagonista de esta historia tiene 22 años, y su oficio  no es el combate sino la palabra.

           

           

       Sin embargo forma parte de la montonera de gauchos pobres y sin tierras que pelean contra el aciago destino. Es el alferéz del batallón Patria, que cuenta con 20 fusileros. Los perdedores se exilian en Brasil, y el montevideano Florencio Sánchez recala en Buenos Aires. Sin embargo en una pensión de la calle Perú, escucha de las oportunidades que brinda una ciudad portuaria en auge: Rosario. Allí va el autodidacta, pichón de periodista, y futuro dramaturgo.

                                                          Una tarde fría, y sin sol de mayo de 1898 se presenta en la redacción del diario La República, en busca de trabajo. El hombre que lo recibe aprieta su mano con firmeza y su gesto es adusto. Florencio habla escueto y deja sobre el escritorio un grupo de notas escritas años antes para el diario La Voz del Pueblo, de Montevideo. La reunión termina, sin éxito cree Sánchez. Al día siguiente, es incorporado al diario La República. El que lo había entrevistado era, nada más que su director, Lisandro de La Torre*.

                                                               Rosario, no es una ciudad cualquiera. En los años que transcurran hasta 1901, la ciudad se tiñe de roja, de izquierda. La cuestión obrera es muy fuerte, y los poderosos comienzan a preocuparse-como sucederá en Buenos Aires- por los partidarios de ideas libertarias y extremas, los anarquistas.

                                                       Florencio, comienza a vivir el grito callejero, a participar del Comité de Huelga, y a leer a con pasión a los fundadores del anarquismo: Malatesta, Bakunin, y Gori.  Como antes estuvo con los gauchos, ahora se encuentra con los obreros explotados, que luchan contra el hambre y la miseria. Sus columnas agitan a los proletarios criticando la vida ostentosa de la clase alta y el despilfarro de los gobernantes.Frente a una obra pública de presupuesto dudoso,  Sánchez no sólo dispara una crítica furibunda contra el Intendente en las columna del diario, sino que en la misma semana cubre una huelga de estibadores. Desde el municipio rosarino se promueve el cierre de La República, y la versión gana los periódicos oficiales. Nuestro escritor concurre a Polo Bamba, un bar frente a la Plaza Independencia plagada de anarquistas. Lisandro de La Torre, más temeroso, le pide mesura, y que cambie el tono de su columna.

2. El granero del mundo.

 

                                                                                                                                                                  La Revolución de 1897: Aparicio Saravia se enfrentaba al centralismo y también a los grandes estancieros.                                                                      Aparicio Saravia

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    Es un momento floreciente-para algunos- la Argentina es el país construido por la generación del 80´. Los números son reales, certeros, pero a su vez falsos porque la macroeconomía no cuenta como viven las clases populares, en Rosario, Buenos Aires, Córdoba, las grandes urbes. Pero, ¿ Qué sucede con la Argentina Rural?.

                                              El país produjo luego del proceso de construcción del Estado-Nación gestado por la generación del 80´, una expansión de la agricultura sin precedentes. Hacia 1900 llegaron los primeros frigoríficos, -principalmente norteamericanos- al país. Esto permitió la exportación de carne congelada, y la calidad del ganado había mejorado notoriamente ingresando a los mercados europeos.

Campo, 1910

                                               Si tomamos el año 1888 hasta 1904 la superficie cultivada de trigo se había casi sextuplicado, la de maíz crecido una vez y media, y la de lino casi diez veces.** La producción se concentró en el Litoral y la pampa húmeda, y se consolidó el latifundio. El país agrario tiene grandes estancieros que se modernizan porque adquieren las primeras maquinarias. Importadas, de Gran Bretaña llegan al país las primeras trilladoras, y segadoras, siendo Córdoba y Santa Fé grandes beneficiadas.

Finalmente, la incorporación de tecnología, dejará mano de obra desocupada, e incrementará la capacidad productiva. Los campos pequeños y de producción tradicional quedarán rezagados, incluso serán comprados por estancieros, incrementando la concentración de la tierra. 

                                   Grandes señores, y desocupados, terratenientes y pequeños chacareros conviven en este ámbito. La diferencia social, –grandes estancieros, y chacareros-, será registrada en la obra teatral Barranca Abajo de Florencio Sánchez, y las dificultades de Don Zoilo, un chacarero tradicional frente a un mundo rural que se moderniza, que cambia.

                                                                                          Continuará…

 

 

 

NOTAS:

1.Aparicio Saravia. (1856-1903). Caudillo federal oriental de fuerte ascendencia sobre los gauchos orientales. Sufrió igual que los caudillos argentinos la represión del gobierno central. Exigía la autonomía y participación de las provincias en la vida política.

*Lisandro de la Torre. (1868-1939). Rosarino de nacimiento, y abogado.Fundó en Santa Fé el Partido Demócrata Progresista, y fue senador. Realizó una férrea oposición durante la llamada Década Infame, 1930-1943.

**Se exportaban hacia 1900, 1,6 millones de toneladas de maíz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *