Babilonia: Memorias del Subsuelo.

 

“Están al calor de la gran chimenea, muy juntos, medio desnudas, ahítos, bebiendo…Allí los quisiera, en la puerta, viendo pasar la pulmonía; allí. ¡Injusticia!…” (Secundino, portero; y su critica contra los patrones).

 

1. Primera noche.

 

                                                   ¿Qué es Babilonia?. Es un grotesco criollo, un sainete que despierta alguna risa en momentos dramáticos. Los patrones son indiferentes, apáticos, y viven dando órdenes a los criados, que trabajan denodadamente, y en un clima hostil. Deja claro la construcción desigual de la sociedad, donde los inmigrantes están en el subsuelo para servir, y la fiesta es de la aristocracia. Sin embargo tampoco se observan gestos de solidaridad entre los trabajadores, más bien compiten entre sí, sin reparar en los medios, lo importante es el fin.

Calle porteña por excelencia. Hasta los inmigrantes de magros ingresos, se compraban un traje para caminar por Florida en los años 20.

Calle Florida2

La obra se estrenó el 3 de junio de 1925 en el viejo Teatro Nacional. La Argentina era gobernada por el sector más aristocrático del radicalismo, presidido por Marcelo T. de Alvear. Era este el Presidente de la Nación, asumido el 12 de octubre de 1922, Contaba con una de las fortunas personales más grandes del país. Tal vez el tendría una enormidad de criados sirvientes como marca la obra de Discépolo.

 

 

2.Babilonia.

 

 

                                       Lejos de “hacerse la América”, como decían muchos argentinos, la situación general de los inmigrantes era precaria, Sin el cumplimiento de mínimas leyes laborales, marcada por bajos salarios, inestabilidad, y explotación patronal. Es en este contexto que existe una lucha cruel, cuyos protagonistas no reparan en perjudicar a otro con tal de hacerse de su puesto de trabajo.

                                              La acción se desarrolla en el sótano de una casa rica, Esteban Cavallier, italiano, y Emilia, argentina son sus dueños. Cavallier es un inmigrante enriquecido, en contraste con los extranjeros del sótano. Y allí están los criados, en la cocina, rodeado de ollas hirviendo, postres calientes, canastos, y bandejas. Corren y se apuran para servir a los dueños de casa, y sus invitados. Se percibe un ambiente de encierro, claustrofóbico. Trabajando para que la familia festeje el compromiso de su hija Emma, con su pretendido Víctor.

 

Hipodromo. Buenos-Aires-1904

 

                                                             Arriesgamos el siguiente análisis de esta obra; la misma puede pensarse como la Dialéctica del amo y el esclavo postulada por Georg Friedrich Hegel. Los patrones, son los amos, desean y logran reconocimiento. En cambio los criados son esclavos, sólo intentan subsistir, no morir. el sentido de ser esclavo, se lo otorga el amo. Los criados, no desean. Así, todo el tiempo Babilonia muestra, primero, la diferencia entro los de arriba- el patrón que demanda- y los de abajo-los criados que están en el sótano-.Y en segundo término, el egoísmo, y la competencia sin escrúpulos de los inmigrantes.

                                         Isabel, la mucama madrileña, deja en claro que los patrones nunca trabajaron y pone en duda los escrúpulos de Esteban Cavalier.

” y de pronto, por el hada y la varita: millonario. Caprichitos de la magia. Bueno la historia de un rico de América. ¿Pa qué más?…”

 

                                             José, es el mucamo del comedor y organiza la cocina se ha ganado el respeto del dueño, sin embargo se ve opacado, por la figura de Eustaquio un criollo más jóven, con menos experiencia, ¿Qué sucede?. El argentino en un período corto, y sin trabajar tanto se ha ganado la simpatía de los dueños. No sólo eso, sino también la consideración. Así el gallego, siente que si el Argentino continúa trabajando de la misma manera lo desplazará; viendo peligrar su propio trabajo. Eustaquio no es un compañero, es una amenaza y así lo vive José,

“Si usted supiese, señora, lo que llevo sufrido. No duermo, lo que como me envenena, tengo los nervios de punta…”

 

                                             Para salir de esta situación, José convence a Lolamucama gallega- de robarle una joya a Emilia, la dueña e incriminar a Eustaquio, con el objetivo que lo echen. No contamos el desenlace, pero  sí reflexionamos.

                                         Observamos que los amos, viven, y muy bien; en cambio en el sótano, Lola, Piccione, napolitano, José, Alcibíades, la China mucama cordobesa, Secundino el portero, y Eustaquio, no desean, luchan por sobrevivir. El egoísmo es una característica de estos hombres, capaces de todo con tal de sostener su trabajo. Sin dudas el texto es costumbrista, y posee una fuerte crítica social. En esta Argentina las posibilidades de ser mejores de los inmigrantes eran muy bajas, sólo luchaba para subsistir, de ahí la condición del esclavo hegeliano.

Fuentes:

Casadevall. D. El Teatro Nacional. Ed. Ediciones Culturales Argentinas. Buenos Aires. 1961.

Discépolo, A. Babilonia. Ed. Galerna Clásicos G. Buenos Aires. 2007.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *