Armando Tejada Gómez: En la cintura cósmica del Sur.-1-

 “En 1954 gané el certamen literario de la Municipalidad de la Capital con Pachamama y lo pude editar. Yo era entonces obrero albañil y alternaba ese trabajo con la radiotelefonía, a la que recién ingresaba. Cuando abrieron el sobre de los datos personales se encontraron con un autor desconocido, (…) salté a la fama en la literatura, pero ya tenía pegada la fama de cantor, como diría Borges, de un compadrito de los arrabales y piringundines” (Entrevista Diario Los Andes, Mendoza).

 

Un padre tropero y oficios varios.

 

                                                            Fue el Presidente actual de Ecuador Rafael Correa Delgado, y a su vez titular de la Unión de Naciones Suramericanas que propuso una canción de Armando Tejada Gómez como himno americano. Singular reconocimento para el poeta que renovó el escenario del cancionero popular argentino. La canción que hacía referencia el ecuatoriano era: Canción con Todos.

                                            Nacido en una casa humilde, un 21 de abril de 1929, meses antes que el Crack económico-financiero de Wall Street impactara en todo el mundo. Era hijo de la cocinera Florencia Gómez y del tropero Lucas del Divino Corazón Tejada. Su niñez transcurrió en la Ciudad de Mendoza, Guaymallén y Las Heras. Fue tan pobre que después de los cuatro años fue a vivir a lo de su tía Fidela Pavón. Una india huarpe que le enseñó la cultura americana, como el rito a la pachamama, y también a leer y a escribir. Sería tema el de la veneración a la tierra para su futura publicación.

Rebelde, Poeta y músico. En Capital o Ciudad de Mendoza se sentaba a escribir en los bares junto a una botella de ginebra. Adhirió al Partido Comunista, llegó a ser diputado, y conoció la cárcel. Murió en noviembre de 1992.

Armando Tejada Gomez

                                                                                                                                                                                                                                            Sus 16 hermanos hacían difícil el poder comer día a día, más aún cuando murió el padre. A los diez comenzó su peregrinación trabajó como cosechero y vendiendo diarios. Tras cumplir trece escribió sus primeras poesías, sin tener casi, educación formal y lustrando botas. Con quince años terminó su primer libro de poemas mientras vendía el diario Los Andes. Luego se transformó en obrero de la construcción, y se levantó unas paredes en la localidad de Luzuriaga.

Frente a un fogón le ocurrieron dos enseñanzas fundacionales, la primera el aprendizaje de la tradición y los ritos de la tierra con ancianos indios huarpes. La segunda cuando un compañero obrero le dijo que no entendía lo que escribía. La poesía era sublime pero, no podía ser entendida por el hombre de a pie.

Hacia un lenguaje de masas.

 

 

Pachamama. Libro de poemas publicado en Mendoza en 1955. Un poeta que emprendía un viaje al corazón de los simple y lo elemental.

                                                        PachamamaViajó a la turbulenta ciudad de Buenos Aires, vió caer a Perón, y entendió la devoción de los pobres por Evita. Sintió en carne propia la dictadura, cuando comenzó su actividad sindical en la construcción. Una tarde viendo un canillita vendiendo la 5ta, se vió a sí mismo de pibe.

                                               Pensó que los diarios tenían que venderse en los quioscos y en un país desarrollado los chicos tendrían que estar en la escuela. A esta hora hay un niño en la calle, pensó para sí, y nacieron estos versos:

“No debe andar el mundo con el amor descalzo/ Enarbolando un diario como un ala en la mano/ Trepándose a los trenes, canjeándonos la risa,/ Golpeándonos el pecho con un ala cansada./ No debe andar la vida, recién nacida, a precio,/ La niñez arriesgada a una estrecha ganancia..”.

                                            De esta manera comprendió el mensaje de su compañero en el fogón, la cuestión no era meramente estética. Sintió que ese humilde trabajador, sin pasar por las aulas, le había aportado un sentido a su escritura. Rimas que den color y sonido a los versos son bellas, pero el pueblo no las entiende. Y tampoco mencionaban los problemas concretos del hombre del interior profundo de nuestro país.

                                                                   Finalmente conociendo la ciudad, advirtió que,el país era la capital, y que el interior, sus hombres, sus soledades y penurias, pero también su belleza y su diversidad quedaban de lado, casi ni les interesaba ni a ciudadanos, ni gobernantes. Una Buenos Aires que le daba espalda al mar, y su gente pensaba que lo mejor, estaba en el extranjero, cruzando el Atlántico.

                                                        El centralismo porteño habia ganado, y por ello nacerá un imperativo, construir un lenguaje ,un discurso y una obra, que exprese y represente al resto del país. Será una de las claves del Nuevo Cancionero Argentino.

                                                                                                               Continuará….

Fuentes:

-Giannoni, D. Armando Tejada Gómez. Profeta del Viento.Tomo I. Ed. Patria Grande.

-Olmos. A. Letras de Folklore con Biografías y Danzas. Ed. Terra Editora. Buenos Aires.2005.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba